X

La prestación canaria deja fuera a algunos grupos en exclusión social

   

El colectivo de personas sin hogar no está protegido por esta ayuda. | F. P.

NANA GARCÍA | SANTA CRUZ DE TENERIFE

La Ley 1/2007 de la Prestación Canaria de Inserción (PCI), creada con el objeto de regular una ayuda a personas con precariedad económica y en situación de riesgo o exclusión social, no ampara al colectivo de personas sin hogar al no tener un mínimo de seis meses de empadronamiento.

Estos datos han sido expuestos recientemente por la Red Canaria en Defensa del Sistema Público de Servicios Sociales (Redesscan) en su primer informe sobre la prestación social en Canarias tras los recortes presupuestarios de 2011, documento en el que proponen “valorar la posibilidad de ampliar la cobertura de la ley a aquella población con una exclusión real, no cubierta por ningún sistema de protección”.

Además de las personas que viven en la calle, los inmigrantes que no hayan cumplido un mínimo de tres años de residencia en el territorio nacional y los menores de 25 años (salvo excepciones ya previstas) no están protegidos por esta norma creada para implementar una serie de medidas conducentes a la inclusión de personas en vulnerabilidad social. Así, además de una ayuda económica, incluye un programa de contraprestación para la inserción laboral.

Este colectivo denuncia que “la situación de los servicios sociales en el Archipiélago, así como la de la población susceptible de ser atendida por los mismos, es crítica” y alerta de un agravamiento debido al incremento de la pobreza unido a la progresiva reducción de los presupuestos destinados al área de bienestar social. Con respecto a la PCI, este año hay consignados 20 millones de euros, sin embargo, el pago del retraso de las ayudas del 2010 hacen prever que no todas las solicitudes cursadas en 2011 puedan ser aprobadas. En su informe, la REDESSCAN detalla que con la reducción en un 15,1% en el presupuesto para 2011del área de Bienestar Social quedarán “notablemente” mermados los recursos y dotaciones de los servicios sociales, por lo que disminuirá la calidad de la atención a las personas desfavorecidas. Asimismo, el colectivo solicita que la distribución de los presupuestos se haga respondiendo a un criterio de equilibrio con las necesidades reales de la población, prestando atención a los menores, inmigrantes y personas en exclusión social.

[apunte] La Plataforma por la Dignidad de las Personas Sin Hogar, en su empeño por defender los derechos sociales reconocidos de la población que vive en las calles de Santa Cruz de Tenerife, alerta de la precaria situación de Hassan J. un joven de unos 29 años de edad, que precisa de una “atención médica y psicológica urgente”.
Según este colectivo, esta persona, de origen saharaui, presenta un cuadro clínico muy débil, “apenas come, le han pegado, duerme en la calle, tiene las piernas muy hinchadas y está alcoholizado”. Ha solicitado que se le traslade a Lanzarote, donde al parecer reside un hermano, Malaine, quien considera que le ayudará a salir de su delicada situación.
Como parte de su labor altruista y reivindicativa, la plataforma lleva a cabo un seguimiento y evaluación (cumplimentando un formulario tipo) de las numerosas personas que viven y duermen en la calle, cada una con su drama personal, que hace llegar al Instituto Municipal de Atención Social, (IMAS) a través del registro de entrada con el fin de que “se tomen las medidas pertinente para garantizar una respuesta inmediata y eficaz a sus necesidades”. De esta manera, se ha solicitado la movilización de recursos para intervenir en el caso de Hassan y ayudar a su inserción social. [/apunte]