X

Los incidentes marcaron la rampa güimarera

   

Félix Ramón García Durán se anotó el triunfo en Güímar. | ACFI PRES

ÁLVARO DÍAZ | Güímar

Caliente, muy caliente (como habíamos pronosticado en DIARIO DE AVISOS en nuestra previa de la carrera) estuvo la 38º Subida al Mirador de Güímar, tercera prueba puntuable para el Campeonato Interinsular de Santa Cruz de Tenerife de Montaña 2011 que con la organización del Retro Cars Club y nuevamente con la presencia de miles de aficionados finalizó con los triunfos de Enrique Cruz (BRC), en la categoría de barquetas, y de Félix Ramón García Durán (Alfa 156 TS 2.0) en la de turismos, categoría esta última en la que el piloto más rápido, Nicolás Mesa (Ford Escort WRC) fuese penalizado con un minuto tras una ‘actuación de oficio’ de los comisarios deportivos por unos incidentes ocurridos en la primera manga oficial que luego comentaremos.

El podio en barquetas se completó con Jonathan Morales (BRC), segundo a 1.216 segundos de Cruz, mientras Javi Afonso (Speed Car GTR 1000) acabó tercero a 2.143 segundos. En turismos, la segunda plaza, a sólo 409 milésimas de ‘Monchi’, fue para Cristo Padilla (BMW M3) y la tercera y primera de grupo N para Octavio Hernández (Honda Civic Type R) a 2.527 segundos del primero.

Bajo un sol que ‘rajaba las piedras’, el 40º aniversario del automovilismo güimarero fue intenso, duro y apasionante en la carretera, pero con las inevitables, por lo menos en este complicado trazado de 4,4 km, salidas de carretera (afortunadamente todas sin consecuencias físicas) a los que hubo que añadir una pelea -ajena a la competición- entre ‘espectadores’ en la proximidades de la tercera curva del recorrido de la primera manga oficial.
Choque frontal en carrera

Tras la manga de entrenamientos, Javier García (Seat León SuperCopa) y Benito Martín (BRC Evo5) eran los más rápidos, pero en la primera oficial ambos sufrían sendos accidentes, primer Javier que tras la rápida zona del Mirador acababa con su León en un barranquillo, mientras Benito también tenía que abandonar con un golpe en el frontal de su BRC.

Javier García se salía de la carretera y caía a un barranquillo. | JAVI DÍAZ (www.motorchicharrero.com)

Reanudada la carrera, pronto hubo que volver a detenerla ya cuando Nicolás Mesa afrontaba el primer kilómetro se encontró “con la Guardia Civil que me obligó a parar” -relata el veterano y destacado piloto de la Cruz Santa a DIARIO DE AVISOS- debido a que el tumulto propiciado por la pelea antes citada tenía copada la carretera con el lógico y terrorífico peligro para pilotos y aficionados, cuerpos de seguridad y organizadores. “La complicada situación y las indicaciones que recibí me obligaron a realizar un giro e ir en sentido contrario, pensando que la carrera estaba parada”, nos sigue comentando Nicolás, que en su maniobra se encontraba de frente con la BRC de Jonathan Reyes, que había tomado la partida 30 segundos después que Nico (en montaña éste es el intervalo de partida entre piloto y piloto) y que tampoco pudo evitar la colisión con el Escort de Mesa a pesar de las indicaciones. Felizmente, todo quedó en chapa y fibra (el Escort sin la defensa y la BRC más tocada), pudiendo tomar la partida en la última manga ambos pilotos.

Estado en el que quedó la barqueta de Jonathan Reyes. | JAVI DÍAZ (www.motorchicharrero.com)

Tras estos tristes incidentes, la carrera continúo con el desarrollo de la segunda y última manga oficial, en la que Nicolás paró el crono en 2:44.098 minutos pero con el posterior minuto de penalización sería último (entregó su trofeo en un aplaudido y noble gesto al penúltimo, Sabas Román (Kia Picanto). Por su parte, Monchi y Cristo también realizaban fantásticas carrera, decidiéndose el triunfo, por milésimas, a favor del primero, mientras Octavio volvía a subir al podio en otra magistral carrera, que también protagonizaron Jonathan García, cuarto con el Mégane, Ayoze Campos, sexto con el Clío Cup y Adal García, noveno con el 5 GT Turbo. En el Trofeo R Plus ganó Toni Díaz (GTI) seguido a 3.642 segundos de Néstor Torres (GTi).

En barquetas, Enrique (bajó 6 segundos en la última manga) asombró tras su inactividad en montaña y Jonathan Morales estuvo genial. Mañana, más.