X
POR DOMINGO J. JORGE >

Madera quemada del Obispado

   

Esta vez la madera del Obispado no ha sido noticia por aquel incendio que acongojó a laguneros y tinerfeños. No, la madera de tea quemada de este edificio, seña de nuestra identidad, es motivo de noticia porque ha servido como materia prima para la obra escultórica de Enrique Oramas, quien expone hasta el día 25 de este mes en el Archivo Histórico Diocesano -sito en la calle Anchieta-. Los maderos que sirvieron como vigas y suelo del Obispado Diocesano hoy han pasado a ser obras de arte con más de 400 años a sus espaldas. El Obispado resurgió de sus cenizas, y ahora su madera, cual pino canario, sigue esa cadena incesante, y estos maderos, que han podido acabar en la chimenea de alguna casa lagunera, han sido reciclados por este artista, Oramas. Ciertamente, una exposición digna de ver y de la que cualquier visitante puede llevarse a su casa un trocito de tea calcinada del Obispado en escultura, además sabiendo que su donación irá hacia una causa justa: apoyar la financiación del Archivo Diocesano de La Laguna. Llevarse un trocito de Obispado, por qué no.