X
CABILDO >

Melchior cree que la crisis puede retrasar los trenes

   

JESSICA MORENO | SANTA CRUZ DE TENERIFE

Varios meses lleva el Cabildo de Tenerife a la espera de que se firme el compromiso que supone la financiación de los trenes del Norte y el Sur de la Isla por parte del Gobierno central. Pese a que hay un compromiso verbal, aún resta la rúbrica del documento oficial ya que se está intentando que esta financiación no compute como endeudamiento. Pese a ello, el presidente de la Corporación insular, Ricardo Melchior, reconoció que la crisis probablemente retrase la ejecución de estos corredores ferroviarios, cuya puesta en funcionamiento estaba prevista para 2018.

“No cabe duda que “España está inmersa en una situación que la propia Unión Europea le obliga a la limitación de las inversiones, del endeudamiento, a una política de austeridad más importante, que van a apretar más y lo vamos a ver en 2012, con lo cual,l probablemente se retrase un poco lo de los trenes”, explicó el propio Melchior a DIARIO DE AVISOS.
En cuanto a la posibilidad de que el cambio de gobierno en el Cabildo de Gran Canaria pueda afectar a la financiación de las infraestructuras ferroviarias en el Archipiélago, el presidente le restó importancia e indicó que “la Corporación de Gran Canaria, por lo que he oído, sigue apostando por los trenes”. Además, insistió en que “creo que es un tema por encima de los partidos políticos y trasciende mucho lo que es un mandado, por eso tiene que haber consenso; no tiene sentido que empiecen unas obras y a más tarde se paren”.

Así, reiteró que “hace falta consenso del Cabildo, Gobierno regional, fuerzas políticas y Gobierno del Estado, y en este momento lo hay, no está firmado pero hay compromiso y así lo recuerda cada dos por tres el presidente Zapatero”.
Sobre los estudios de viabilidad para la posible implantación de los trenes de alta velocidad (transrapid) en Tenerife, Melchior afirmó que estos análisis “continúan y los tendremos en pocas semanas y luego la decisión la tomaría el Cabildo aunque tendría que haber una garantía del Gobierno alemán de asumir el sobrecoste, si lo hubiera y de seguir trabajando en esta tecnología”.