X
LA LAGUNA >

Observando al agresor

   

NATALIA TORRES | La Laguna

Dos años y siete meses es el tiempo que el Grupo de Ayuda y Respuesta al Abuso (GARA) lleva en funcionamiento con el objetivo principal de atender a las mujeres víctimas de violencia doméstica.

Son cuatro los agentes de la Policía Local de La Laguna los encargados de recibir las denuncias y llevar a cabo el control de seguimiento de las órdenes de alejamiento que imponen los juzgados sobre los agresores. Sólo en La Laguna ya se acumulan casi 900, de las que 426 están aún en vigor y 89 son nuevas este año. Antonio Hernández es el subinspector responsable de GARA y reconoce que este trabajo “es totalmente diferente al que desarrolla cualquier agente en otras funciones. Aquí hay mucha carga emocional y psicológica de la que es muy difícil desconectar cuando te vas a casa”, explica este agente, que lleva 29 años en el cuerpo de la Policía Local de La Laguna. “A veces te pasas el fin de semana pendiente del teléfono, pensando como estará una mujer que haya venido a presentar la denuncia”, relata Hernández.  Los peores, “cuando hay menores implicados y ves que los usan como arma arrojadiza”.

Candelaria Gil es otro de los miembros del grupo y también la más veterana, con 30 años de servicio y explica que las mujeres “acuden a nosotros a poner la denuncia directamente y desde ese momento iniciamos con ellas todo el proceso de dar curso a la denuncia y las diligencias para el juzgado”. Gil señala que su principal trabajo consiste en, además de acompañarlas al juzgado cuando son citadas, “en informarlas de todas las ayudas que en su beneficio existen por medio del ayuntamiento y que son muchas”. Pero como añade la agente de GARA, “incluso vienen mujeres que , sin poner denuncia, simplemente nos piden que las informemos sobre cuales son sus derechos, porque a pesar de toda la información que existe, parece que no les llega correctamente”.

Órdenes de alejamiento

Las órdenes de alejamiento son impuestas por el juzgado, ya sea como forma preventiva hasta que se celebre el juicio o como medida condenatoria en sí misma contra el agresor. El grupo GARA es el responsable de hacer su seguimiento en el municipio de La Laguna, siempre en coordinación con los grupos similares que existen en los otros cuerpos de seguridad (Guardia Civil -SAF- y Policía Nacional -UPACC-).

La forma en que se encargan los agentes de GARA de que se cumplan es mediante el contacto directo con la víctima, “bien por teléfono o bien con visitas a domicilio” aclara Hernández. Cuando las mujeres no han puesto la denuncia de manera directa en GARA el primer contacto tiene lugar a través de la visita en el domicilio, donde “nos ponen cara, les damos los teléfonos y las informamos sobre todas aquellas dudas que puedan tener, pero sobre todo se trata, en esa primera visita, de que sepan que la policía está vigilando, de que se sientan arropadas” añade el subinspector.

En muchas ocasiones GARA se coordina con el resto de cuerpos de seguridad para llevar a cabo estos seguimientos, pero como indica Hernández, “casi en el cien por cien de los casos, las mujeres prefieren que el seguimiento lo hagamos las dos unidades porque así se sienten más seguras”. GARA está ubicado en las dependencias de la Policía Local de La Laguna y su teléfono es el 922 601 247.

[apunte]
La pulsera electrónica

Antonio Hernández considera que la pulsera electrónica es una buena forma de proteger a las víctimas, sobre todo en los casos de riesgo extremo. Una afirmación que basa en su propia experiencia con estos dispositivos ya que GARA atendió el primer caso en Canarias con este dispositivo.

“Se nos presentó aquí un señor, que era el agresor, que tenía una pulsera y que lo habían llamado del centro de control para que se personase en la dependencia policial más próxima porque le habían avisado de que había entrado en la zona de exclusión de la víctima”, explica Hernández. “Al parecer le empezó a pitar el dispositivo y desde el centro de control le indicaron que se alejase inmediatamente del lugar. Nosotros le acompañamos a hacer las diligencias por las que se encontraba en La Laguna y cuando terminó le indicamos al control que ya había terminado y que abandonaba la zona de exclusión”. Al mismo tiempo comunicaron a la Policía Nacional, donde ya se encontraba la víctima al ser alertada por el dispositivo, que el peligro había pasado.
[/apunte]