X
SANIDAD >

Restauradores de la Isla denuncian pérdidas por la ley antitabaco

   

ÁNGELES RIOBO | Santa Cruz de Tenerife

“Un 99% de los empresarios a los que represento siente que la ley antitabaco le perjudica”. Así lo pone de manifiesto el presidente de  la Asociación de Restauración y Ocio del Sur de Tenerife, Javier Cabrera, quien asegura que, a seis meses de la instauración de la modificación de la ley, hosteleros y restauradores del Sur de la Isla continúan “echando humo” por la prohibición de fumar en sus establecimientos, y que denuncian pérdidas de hasta un 30%. Sin embargo, en Gran Canaria han aprovechado los resquicios de la ley con la creación de los clubes de fumadores.

Según el representante, los restauradores y hosteleros de ocio de la zona más turística de la isla de Tenerife subrayan pérdidas que alcanzan un 30%, debido tanto al descenso de clientela como al de las consumiciones. “Salvo los que tienen terrazas, que son pocos,  el resto: discotecas, restaurantes, etcétera, me sigue diciendo que el negocio va mal”, lamenta Cabrera.

Los ruidos

Además, a las quejas de los restauradores hay que sumarle la de los vecinos, que han comenzado a quejarse por el ruido que produce el cigarrón producido por los clientes que salen a fumar fuera de los recintos.

“Incluso conocidos restaurantes muy consolidados en la zona, están empezando a recibir quejas por este motivo”, asegura. Por el contrario en Gran Canaria parecen haberle encontrado solución a las limitaciones de la ley antitabaco con los clubes de fumadores, que “están funcionando muy bien en la provincia de Las Palmas, pero en la de Santa Cruz Tenerife, aún no se han consolidado”, asegura a DIARIO DE AVISOS el presidente de la Federación Canaria de Ocio (Fecao), José Antonio Santana, quien apunta a que observa un ligero aumento de las ventas producido por un incremento del turismo.

Los clubes de fumadores se adaptan perfectamente a la legislación vigente ya que no se trata espacios habilitados en los locales, sino de establecimientos anexos. En el cliente pide y abona su consumición en su local habitual y la lleva él mismo hasta el local del club de fumadores.

Allí puede fumar cuantos cigarrillos le apetezcan, con la particularidad de que en el establecimiento no es atendido por ningún profesional, por lo que tendrá que volver a desplazarse hasta el local libre de humo, si desea una nueva consumición.

En febrero de este año se creó en Gran Canaria el primer club de fumadores del Archipiélago. A día de hoy existen sólo 10.000 socios y 12 de clubes y otros tantos en espera de apertura, sólo en esa isla. Para acceder a estos clubes de fumadores es necesario estar dado de alta y mostrar la tarjeta de socio.

Estos establecimientos deben contar con aire acondicionado y extractores de humo. Desde la Fecao consideran que la ley es injusta, pero abogan por la salud y el bienestar de la ciudadanía. Por este motivo, han escuchado las peticiones de diversas organizaciones antitabaco referidas a la separación de las terrazas de los bares en zonas de fumadores y no fumadores, “para intentar que haya mayor convivencia”.