X
PACTOS DE GOBIERNO >

Santiago Pérez tiende una mano a los críticos con el pacto PSOE-CC

   

Santiago Pérez | DA

DOMINGO NEGRÍN MORENO | Santa Cruz de Tenerife

Santiago Pérez salió escaldado después de treinta años de afiliación al PSOE. Ya estaba indignado cuando desde dentro vislumbró el acercamiento de su partido a Coalición Canaria para “tocar poder”. Una vez fuera, al ser desplazado tras perder las primarias frente a José Miguel Pérez, el exdiputado autonómico ha visto confirmados sus augurios y tiende una mano a los militantes críticos con un pacto que tacha de “humillante”.

El concejal electo de La Laguna observa un “comportamiento de la dirigencia socialista que estaba cantado”. Lo que le parece “realmente bochornoso” es que “hasta última hora” hayan estado “negando” las evidencias. “He oído a José Miguel Pérez decir que él asumía el legado de Juan Fernando López Aguilar”, se mofa el representante de Socialistas por Tenerife. “No es fácil interpretar una impostura más descarada que esa”.

Conocedor de los entresijos del PSOE, Pérez aborrece “el espectáculo de ver compinchadas” a las ejecutivas regional y federal. “Han venido aquí a tratar a los socialistas canarios como si fueran un protectorado. Ni siquiera ha mandado a altos comisarios, sino a segundones, para poner de rodillas al Partido Socialista Canario, a su militancia y a sus votantes, ante Paulino Rivero y colmar la ansiedad de una dirigencia mediocre”.

El exsecretario general del PSC-PSOE de Tenerife cree que, como ha pronosticado en alguna ocasión, Coalición Canaria “no dejará cabos sueltos en lo que a ellos les importa principalmente, que son sota caballo y rey”. Se refiere al Cabildo de Tenerife y a los ayuntamientos de Santa Cruz y de La Laguna. “Esto es lo que le interesa a Coalición Canaria mientras siga mandando ATI. Lo que pueda ocurrir en otras islas es un poco más impredecible”.

A su juicio, “Pepe Blanco [vicesecretario general del PSOE] y sus lugartenientes no hicieron un esfuerzo para poner aquí a unos medianeros que se les insubordinen”. Todo ese gasto “lo hicieron para desnaturalizar completamente la autonomía del Archipiélago como un espacio político en el que se desarrollen políticas propias y subordinarlo completamente a la política estatal”, se lamenta. “Para eso, que se carguen la España de las autonomías y que restauren el centralismo”, sentencia. “Eso no se atreven a hacerlo en lugares donde existe un mínimo de dignidad”, asevera.

Desde esa perspectiva, “asumir responsabilidades sería la primera señal de una toma de conciencia, de hacerse cargo de la gravedad de la situación”. Pero duda de que lo hagan.

“Si llamaran dirigentes del PSOE de La Palma a Socialistas por Tenerife”, avisa Santiago Pérez, “al otro lado no habría nadie para coger el teléfono”. Ahora bien, matiza, “siempre estaremos dispuestos escuchar a los militantes”. A la dirección socialista palmera la pone de vuelta y media: “No fui yo quien se empeñó en que José Miguel Pérez ganara las primarias”.
Santiago Pérez abandonó el PSOE para “recuperar” su libertad como ciudadano, aunque aclara que nunca usó el carné como mordaza. De hecho, no escondió su disgusto por lo que se estaba fraguando. En la retahíla de reproches a CC figura la maniobra que impidió que el PSOE gobernase en La Laguna en 1999 y en Canarias en 2007. A su entender, “se ha pagado un alto precio por el apoyo de CC en las Cortes”. Así las cosas, confiesa que le cuesta encajar las “agresiones” de sus adversarios. “