X
SOCIEDAD > SANIDAD

“Todavía hay gente que fallece esperando por algún órgano”

   

ÁNGELES RIOBO | SANTA CRUZ DE TENERIFE

En lo que va de año se han realizado en Canarias 51 trasplantes de riñón, cuatro de riñón y páncreas y 14 de hígado, gracias a 31 donantes. Así lo ha informado a DIARIO DE AVISOS, José Viña, el responsable de comunicación de Enfermos Renales de Tenerife, (ERTE), quien celebra los resultados, pero advierte de que “no deben hacernos bajar la guardia pues aún hay gente que fallece esperando por algún órgano”.

Por este motivo, desde ERTE no cesan en su empeño de sensibilizar a la población sobre la importancia de los donantes de órganos y tejidos, sin los cuales es imposible salvar vidas, a través de los trasplantes; cuestión que los ciudadanos de las islas tienen muy presente ya que Canarias sigue siendo la cuarta comunidad autónoma en número de donantes por millón de población (PMP). Mientras que hace unos años sólo se donaban los riñones, a día de hoy todos nuestros órganos pueden aprovecharse, por lo que el número de donantes de una comunidad garantiza un mayor número de trasplantes. “Hoy en día el donante dona todos sus órganos, luego tras el fallecimiento se utilizan en función de su estado”, sostiene José, quien explica que el carné de donante sólo tiene valor acreditativo de la voluntad del fallecido, por lo que el consentimiento de la familia es imprescindible.

Tras la muerte cerebral de la persona los responsables de las unidades de cuidados o vigilancia intensiva (UCI o UVI respectivamente) hablan con la familia del fallecido con el fin de que den su consentimiento para donar sus órganos. Existen casos en los que la persona dispone de la tarjeta de donante pero no ha comunicado a sus familiares la intención de donar sus órganos. En caso de que la familia se oponga, o incluso que los familiares no sean localizados es un juez el que tiene que dar el consentimiento para la donación. “Por lo tanto, aunque la tarjeta sólo tenga un valor testimonial es importante poseerla”, recuerda Viña.

José insiste, además, en la necesidad de que los donantes expresen en vida a su entorno su deseo de convertirse en donantes, y que los familiares se comprometan a respetar ese deseo autorizando la donación de sus órganos cuando llegue el momento, “ya que serán los únicos interlocutores” dice. Pero, afortunadamente, la concienciación y la generosidad de los familiares han producido que sólo un 10,71% de las personas rehusara donar los órganos o tejidos de algún familiar fallecido en 2010 según informó ayer, con motivo de la celebración del Día Nacional del Donante de Órganos y Tejidos, la Consejería de Sanidad. “Todos podemos necesitar un trasplante algún día”, recuerda el portavoz de ERTE, quien agradece a las personas anónimas que ceden sus órganos permitiendo de esta manera que otros salven su vida.

‘Buen samaritano’

De los 51 trasplantes renales llevados a cabo este año dos han sido de donantes vivos. Actualmente en Canarias este tipo de donaciones sólo puede practicarse entre familiares, no estando regulada aún la donación de un órgano de una persona viva a otra sin vínculo familiar de por medio. A esta figura del donante vivo altruista que dona un órgano a un desconocido se la conoce como ‘buen samaritano’, y en España se dio el primer caso en abril de 2011, con un trasplante de riñón.
En 2010 los trasplantes de riñón de donantes vivos -sólo entre familiares- experimentaron un notable aumento con respecto al año anterior en las islas. Mientras que en 2009 fueron dos en 2010 siete personas donaron un riñón a un familiar, según datos de la Coordinadora de Trasplantes de Órganos y Tejidos de la Dirección General de Programas Asistenciales de la Consejería de Sanidad.

Los trasplantes de corazón o pulmón sólo se practican en la Península, pero, a pesar de este dato Canarias es la cuarta comunidad autónoma en número de donantes por millón de población. En 2010, se registraron en las islas 75 donaciones de órganos, cinco más que en 2009. Esta cifra representa 35,38 trasplantes PMP y sitúa la media canaria más de tres puntos por encima de la media nacional. Estas donaciones han permitido que se beneficiaran 148 pacientes en las islas, ya que se pudieron realizar 104 trasplantes renales, 36 hepáticos, 7 renopancreáticos y 1 de páncreas aislado.