X
SINDICATOS >

UGT renueva las ejecutivas de Tenerife y Gran Canaria

   

D. N. M. | Santa Cruz de Tenerife

Las uniones insulares de UGT en Gran Canaria y Tenerife elegirán el lunes a sus respectivas ejecutivas en sendos congresos extraordinarios, después de que fracasaran los correspondientes comités.

En ambos casos, concurre una única candidatura. La de Tenerife la encabeza Fernando Dávalos y la de Gran Canaria la lidera David Mosquera.

La propuesta de Tenerife la integran todos los componentes de la gestora a excepción de Florentín Duque. Aparte de Dávalos forman parte de ella Rosario Alvarado (la presidenta), Teresa Rodríguez, Sixto Mejías y Raúl Bellas.

La idea es reforzar el área de Acción Sindical y poner una nueva secretaría, la de Comunicación, explicó ayer Alvarado. La posibilidad de que se repita lo sucedido el mes pasado es bastante remota, porque en un congreso son menores las exigencias en cuanto a la votación. En esta ocasión, a la cita de Tenerife están convocados cincuenta delegados.

La situación creada en esta isla es consecuencia de la dimisión “por motivos personales” de Lidia Quintana. En el comité extraordinario fijado para el lunes 23 de mayo al objeto de cubrir esa baja, la única lista no logró el número suficiente de sufragios. A pesar de que Fernando Dávalos llegaba con los avales necesarios, sorprendentemente se emitieron ocho votos en blanco y se desbarató la operación de revelo. Como mandan los estatutos del sindicato, se procedió a la creación de una gestora.

“Nuestra intención es cohesionar la unión insular”, enfatizó ayer Rosa Alvarado en declaraciones a este periódico.

La ejecutiva regional agradece “la valentía de los compañeros que se presentan en unos momentos en los que para el sindicato es importante mantener direcciones insulares fuertes”. En ese sentido se ha expresado el secretario general, Gustavo Santana.

La consigna es “cerrar filas” en medio de ERE planteado en la central y del embargo preventivo ordenado por al crisis de Fundescan. Precisamente, Santana calificó de “buena noticia” la sentencia del Tribunal Superior por la que se exonera a UGT del pago de indemnizaciones a los extrabajadores de la fundación.