X
AFGANISTÁN >

Un canario entre los militares heridos

   

EFE | MADRID

Los tres militares heridos hoy en el ataque de insurgentes afganos contra las tropas españolas en el país asiático son naturales de Canarias, Galicia y Bogotá, según han informado a Efe fuentes del Ministerio de Defensa.

Rubén Velázquez Herrera, que ha sufrido diversas contusiones, es el militar nacido en Canarias, concretamente en Gran Canaria, mientras que el natural de Galicia, concretamente de Pontevedra, es Roi Villa Souto. El soldado colombiano es Jhony Alirio Herrera, que tiene fracturas en las piernas y en un brazo.

Los tres están fuera de peligro y no se teme por su vida, según ha informado en rueda de prensa la ministra de Defensa, Carme Chacón.

Tras la acción de los insurgentes, Velázquez, Villa Souto y Herrera fueron trasladados al hospital Role 2 de Bala Murghab.

El plan de retirada no se modifica

La ministra de Defensa, Carme Chacón, ha asegurado este domingo que el plan de retirada de las tropas españolas en Afganistán, anunciado por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el pasado viernes, no se acelerará por el atentado ocurrido hoy.

En rueda de prensa en la sede del Ministerio de Defensa para explicar las circunstancias del atentado de este domingo, que ha matado a un sargento y una soldado, Chacón ha reconocido que la misión de la OTAN en el país árabe se encuentra en su “etapa más dura y arriesgada”.

“Los atentados y la violencia registrados esta semana en todo Afganistán nos recuerdan que no por estar en la etapa final de la misión, ésta va a ser menos dura ni menos arriesgada”, ha señalado la ministra. De hecho, la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF) ha informado de que este domingo han fallecido un total de cinco de sus miembros, incluidos los dos españoles, como consecuencia de ataques terroristas.

Sobre el atentado de este domingo, Chacón ha explicado que se ha producido en torno a las 09.45 (hora española) y que las primeras investigaciones hacen pensar que la carga explosiva era “muy elevada, semejante o incluso mayor” que la colocada la semana pasada, que cifró en más de 20 kilos y que provocó heridas a cuatro militares españoles y a un intérprete civil