X
VÉRTIGO > POR JOSÉ CARLOS ALBERTO PÉREZ-ANDREU

Un nuevo Santa Cruz

   

Miren, no tengo ni la más remota idea de quien va a presidir la Casa de los Dragos. Lo que sí tengo claro, es que si quien preside, no lidera un movimiento que ilusione a la mayoría de los vecinos, estamos todos perdidos. Santa Cruz necesita una renovación y no solo de políticos, sino de ideas. Precisa de alguien con arrestos, capaz de nutrirse del ingenio propio y de sus compañeros de corporación, aunque no sean de su partido. Y así de paso, hacernos creyentes a todos de que pintamos algo en esta mortecina capital. Más allá de los grandes proyectos, nos hemos olvidado del día a día. De callejear, de descubrir rincones que nos enamoren, de sorprendernos por lo bonito que está Santa Cruz, de ser sede de algo que merezca la pena, de esperar con ansia una fecha que nos una… Nos hemos olvidado de nuestro orgullo al cansino ritmo de la malagueña que nos ha teñido de gris en los últimos cuatro años. Nos hace falta alguien que nos recuerde gritando a los cuatro vientos que somos mucho más, que somos isa, que somos azul y, sobretodo, que tenemos remedio. Santa Cruz de Tenerife no puede permitirse el lujo de seguir en el ostracismo del progreso por las presuntas irregularidades, o incluso delitos, en los que pudieran haber estado inmersos miembros que hoy no van ni a estar presentes en la nueva corporación que se forme a partir del próximo día 11 de junio. El precio que la capital a pagado por judicializar la vida política la ha sumido en un pozo del que va a costar mucho tiempo salir. El caso de Las Teresitas y todo lo que lo rodea, que no es poco, debiera dejarse de una vez por todas en manos de la justicia y solo de la justicia. Sucede que el tema se ha enconado de tal manera, que hay encontronazos personales y partidistas que parecen insalvables de cara a formar un equipo compacto que nos saque del letargo. No somos pocos los que estamos convencidos de que el grupo de gobierno saliente, capitaneado por Zerolo, ha visto truncado cualquier atisbo de brillantez en la gestión política diaria, debido al caso Las Teresitas. Curiosamente, nadie ha salido a la palestra con un discurso firme sobre el caso. O por lo menos, no lo suficientemente alto. Algo que muchos esperábamos, simplemente, para quedarnos más tranquilos.

Independientemente de la conformación del pacto de gobierno que se lleve a cabo en Santa Cruz, creo humildemente, que el candidato que llegue a la alcaldía, debería promover una comisión, seria, donde comparezcan todos los representantes que se consideren oportunos, con la firme intención de seguir el caso, pero con el indiscutible propósito de liquidar del día a día de la ciudad los resentimientos generados por el tema de marras, y que hoy hace ingobernable la capital que todos ansiamos. Un nuevo Santa Cruz sólo se comprende sin rencor, entre todos y con una altura de miras que hemos perdido absolutamente ¿Seremos capaces?

josecarlosalberto@gmail.com
Twitter @jc_alberto