CARSTEN FRITZ > DIRECTOR DEL ABAMA GOLF&SPA RESORT

“Deben venir más aerolíneas británicas”

Carsten Fritz - Abama
Carsten Fritz posa en el interior el bar del Abama. / JOSÉ L. CONDE
JOSÉ L. CONDE | GUÍA DE ISORA

Carsten Fritz es el nuevo director del Abama Golf&Spa Resort, ubicado en el municipio de Guía de Isora. Nacido en Alemania hace 46 años lleva tiempo trabajando con la compañía Ritz Carlton en establecimientos hoteleros situados algunos de ellos en Asia y Oriente Medio. Ahora dice estar muy contento de trabajar en Europa, adonde tenía ganas de volver, y concretamente en Tenerife. Destaca de la Isla su gran potencial debido al clima y la tranquilidad, circunstancias que son ideales para las familias.

-¿Cómo ha evolucionado la ocupación del Abama con respecto a los últimos años, en los que se acentuado la crisis?

“Lo que hemos visto en los últimos tiempos es que hay un aumento de las reservas y también hemos notado que con las revueltas registradas en los países del Norte de África se ha registrado, en cierta medida, clientela nueva que se está acercando a conocer las Islas Canarias y nuestro hotel ha resultado beneficiado con este flujo de turistas”.

-¿Ustedes tienen prevista la creación de una nueva fase residencial, en qué estado están las obras y tienen ya fecha de finalización?

“Efectivamente está prevista la construcción para el segundo semestre del año que viene y se trataría de unos apartamentos y casas, que en total sumarán 140 unidades”.

-¿Con su experiencia en el mundo del sector hotelero y conocimiento de la clientela qué propuestas plantearía a las autoridades turísticas para mejorar la promoción exterior de Canarias?

“Desde nuestro punto de vista, el Gobierno regional trabaja ya bastante para fomentar este destino turístico, vital para el Archipiélago. Lo que sí nos ayudaría mucho consistiría en trabajar mas la llegada de más aerolíneas a la Isla. En particular, incidir en algunos destinos de origen como el mercado inglés, donde no hay vuelos directos de compañías como British Airways, que tuvo una línea regular. Ahora los vuelos que más llegan son de compañías charter y eso es un problema para este hotel que tiene una clientela que quiere viajar en business class. Si tuviéramos oportunidad de tener estos vuelos regulares con compañías británicas, que ofrezcan calidad y sofisticación, nos ayudaría mucho en la potenciación del hotel”.

-¿Aparte de la tradicional oferta de sol y playa qué recomendaría para incrementar la llegada de turistas a nuestras islas?

“Primero hay que destacar la cultura y la amabilidad de los tinerfeños y por extensión de los canarios, algo que es fundamental para atraer a los clientes. Pensamos que la gastronomía es otro factor de gran importancia y que se le ha dado un enfoque importante durante los últimos años. El clima, la mayor parte del año, es benigno lo que ofrece grandes oportunidades para la práctica del deporte, incluso los que entrañan cierto riesgo como, por ejemplo, el parapente. El norte de la Isla también es ideal para las caminatas y es importante la labor realizada para la creación de los numerosos senderos que existen. Aquí tenemos una oferta gastronómica importante como en el restaurante creado por Martín Berasategui, y denominado MB, y el Abama Kabuki a cargo del chef Ricardo Sanz. Nosotros apostamos por una calidad y una exigencia de gran nivel y nos parece muy importante dentro de las ofertas del Abama”.

-¿La cadena Ritz Carlton tiene entre sus objetivos gestionar algún otro hotel en Tenerife?

“La cadena Ritz Carlton siempre está buscando nuevos emplazamientos para extenderse por toda Europa y también en Medio Oriente. Acabamos de abrir un nuevo establecimiento y hemos cogido la gestión de un hotel en Omán, al suroeste de Asia, hace quince días. También tenemos otras aperturas programadas. De momento dentro de las previsiones no hay nada en el Archipiélago canario. Lo que buscamos siempre son destinos de cinco estrellas de lujo y pensamos que para Tenerife es suficiente con un solo hotel. En la Península Ibérica si estamos buscando otros establecimientos. Contamos ya con el hotel Arts, en Barcelona, en Portugal el Peñalonga, situado en Sintra. Nuestra compañía siempre está buscando nuevas oportunidades de negocio”.

– ¿Qué tipo de cliente acude al Abama?

“Hay mucha gente que viene de vacaciones individuales o en familia, deportistas, la mayoría vienen de Europa, del mercado de Reino Unido, Alemania, y, cómo no, de España. También empezamos a detectar personas de otros destinos que empiezan a incrementarse como Rusia. Estamos muy enfocados en la atención del mercado familiar español, y concretamente a las familias, porque en el hotel tenemos facilidades ideales para aquellos que nos visitan con sus hijos. No nos olvidamos del mercado residente que viene para descansar los fines de semana y que aprecian este tipo de servicio, donde todo suele ser muy fácil. Otro tipo de ofertas las dirigimos a aquellos que vienen en grupo y organizan congresos y eventos, aunque ese sector ha estado un poco flojo en los últimos tiempos ya empieza a ser otra vez la clientela del hotel”.