xix universidad de verano de adeje >

“El reconocimiento al Teide es una garantía de futuro y un estímulo”

JOSÉ L. CONDE | ADEJE

“La declaración de Patrimonio de la Humanidad del Teide es una garantía de futuro y un estímulo de conservación” ha manifestado José Jiménez García-Herrera, director general del Medio Natural y Política Forestal del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, tras dictar la ponencia “Cambio climático y pérdida de biodiversidad: Desafíos clave de nuestra sociedad” de la XIX Universidad de Verano de Adeje. José Jiménez señaló a este respecto que obtener esta declaración es “un reconocimiento y que realiza evaluaciones y controles de forma externa. Estas revisiones lejos de ser una amenaza son un apoyo para la conservación porque te hacen detectar los fallos y los problemas y te obligan a afrontarlos de manera adecuada”. Insistió en que la citada declaración es una garantía para asegurar que lo que se ha hecho hasta ahora estaba bien ejecutado, además de ser un estímulo de conservación y una garantía de futuro”.

El director general, con respecto a la modificación del catálogo de especies protegidas, señaló que “el Gobierno de España ha llegado a un acuerdo interpretativo publicado en el Boletín Oficial del Estado y en el Boletín Oficial de Canarias donde se limitan las competencias de las diferentes Administraciones. Para las próximas semanas está anunciada la constitución del comité científico, del cual ya están seleccionados todos los componentes, que va a empezar a estudiar todas las propuestas de catalogación de las especies amenazadas que se pongan sobre la mesa. “Vamos a trabajar con este comité y se acordará en el futuro la modificación global del catálogo y naturalmente tendremos el máximo respeto, con aquellas propuestas que se elaboren desde las comunidades autónomas. Nosotros aplicaremos nuestro criterio y de acuerdo a las necesidades globales de conservación de este país”, manifestó.

Jiménez incidió en que el catálogo nacional prevalece sobre las normas fijadas en las comunidades y por eso el comité de científicos va a velar por la pureza y el rigor científico a la hora de establecer las especies en riesgo de desaparición. Preguntado sobre un posible recurso -dijo- que es una herramienta que disponen las comunidades autónomas pero pensamos que el catálogo se ajusta a lo previsto en la Constitución y además esta la conformidad también del propio Gobierno de Canarias”.

El director general califica de “preocupantes” los datos de Instituto Nacional de Estadísticas (INE) sobre el gasto de las empresas en protección ambiental que revelan que en 2009 disminuyeron un 17,3%, pero señaló que hay otros datos esperanzadores como que nos aproximamos al cumplimiento del Protocolo de Kioto o a mejorar en los indicadores sobre las especies en peligro de extinción que nos permiten ver un futuro “más optimista”.

Sobre qué opinión tiene sobre el traspaso de la gestión de los parques nacionales -Canarias tiene 4 de los 14 que hay en este país- a los Cabildos, manifestó que de lo que se trata es de que “sean gestionados de forma coherente y en su conjunto a través de toda la red de parques nacionales con mecanismos de intercambio de información a nivel global con la finalidad de obtener una buena red de parques nacionales”. Realmente el problema no es la operatividad en una administración u otra sino cómo se gestiona y qué mecanismos de cooperación y de asegurar el cumplimiento de los objetivos vamos a tener”.

Destacó la importancia de los equipos humanos y técnicos que existen en los parques nacional que “son extraordinarios y que consta porque he sido director de ese organismo autónomo durante algún tiempo y conozco la calidad e independencia y apoyo y rigor técnico que tenían cuando estaban dependiendo de la Administración General del Estado”.

Interrogado de qué manera puede afectar el cambio climático a los bosques, manifestó que tal y como se están evaluando los impactos del cambio climático sobre la biodiversidad lo que parece lógico es que el calentamiento va a producir una subida de temperaturas que abarca un rango de entre 1,8 y cuatro grados lo que originará un cambio en la distribución de las especies. Aquellas especies que se pueden refugiar en mayores alturas volverán a tener un desplazamiento altitudinal y en el caso de las especies en Canarias se acentuará la aridificación y aquellas que vivan más abajo migrarán hacia las partes mas altas. Asimismo anunció que está comprometida la supervivencia de aquellas especies radicadas en las partes más elevadas que sufrirán las consecuencia del cambio.