X
Tenerife >

Abreu dice que la auditoría a la Fundación de Sanidad es rutinaria

   

JESSICA MORENO | SANTA CRUZ DE TENERIFE

Después de que la semana pasada el Consejo de Gobierno del Cabildo de Tenerife anunciara, a petición del recién nombrado consejero de Bienestar Social y Sanidad, Aurelio Abreu, una auditoría en la gestión de la Fundación Canaria Salud y Sanidad por encontrar en las cuentas indicios de posibles irregularidades, según dio a conocer en rueda de prensa el vicepresidente primero de la Corporación, Carlos Alonso, ahora el propio Abreu quita hierro al asunto y afirma que se trata solo de un control rutinario. Destacar que en el mandato anterior, este organismo estaba bajo el control del popular Antonio Alarcó.

“El Cabildo a lo largo de los años tiene aprobado realizar auditorías de gestión y de seguimiento a las diferentes empresas de la Corporación y a la Fundación desde 2008 no le tocaba ninguna inspección y hemos adelantado ese proceso”, afirmó el actual responsable de Sanidad. En cuanto a la posibilidad de ciertas irregularidades en sus cuentas, como señaló el propio Alonso la pasada semana, Abreu explicó a este medio que “no hemos encontrado ninguna irregularidad digna de tener que denunciar, absolutamente nada. Es un conocimiento del área, que debe tener la institución para un mejor funcionamiento de la empresa”.

Desde la Corporación insular se argumentó, cuando se anunció el control de este organismo, que se habían encontrado algunos impagos a la Seguridad Social, al igual que posibles irregularidades en algunas contrataciones de personal. Ante estas declaraciones, el propio Alarcó tachó de cortina de humo estas palabras y desmintió cualquier tipo de mala práctica en esta entidad. Así, precisó que solo existió un reclamo de la Seguridad Social de una cantidad pequeña, “precisamente porque desde la Corporación no se había ingresado la cuantía” y destacó que las cuentas de la fundación siempre fueron aprobadas por el Cabildo.

Ante la posibilidad de que esta auditoría fuese una cortina de humo, Abreu pidió al propio Alarcó “que respete la Institución, la misma que ha representado en esta legislatura. Pido prudencia, seriedad y respeto a los funcionarios y cuando tengamos los datos y ese informe hablaremos con la tranquilidad que estas cosas requieren. Pero, sobre todo, no mezclar el tema electoral con la gestión”, aseveró.