X
ELECCIONES MUNICIPALES > AYUNTAMIENTO DE BREÑA ALTA

“Apostamos por un cambio sosegado para Breña Alta”

   

Ángel Alonso considera prioritario desbloquear el suelo del aeropuerto viejo. | JONÁS RIGONI-ACFI PRESS

DAVID SANZ | Breña Alta

Ángel Alonso de Paz es el nuevo alcalde de Breña Alta, después del pacto que alcanzó con los socialistas tras las elecciones y que le permitirá estar al frente de la corporación los dos primeros años de mandato. Breña Alta hasta ahora había sido el buque insignia del PSOE palmero, dominio que en las últimas elecciones se vio fracturado al perder la mayoría absoluta. El PP de Breña Alta apostó por un acuerdo que permitiera un cambio “tranquilo”, como lo define Alonso, en lugar de una transformación más radical que hubiera llegado de una alianza con CC. Las primeras semanas como alcalde han estado marcadas por la vorágine de las fiestas del municipio, si bien no pierde vista los grandes retos que tiene Breña Alta por delante.

- ¿Qué impronta le gustaría marcar como alcalde de Breña Alta?

“Mi impronta es la del trabajo constante, que el municipio no note en ningún momento un cambio hacia lo negativo, hacia formas de hacer políticas que no encajen con Breña Alta. Tenemos que seguir con el desarrollo del suelo, con el Plan General (PGO). Un cambio tranquilo, de formas de hacer política, que propicie un desarrollo acorde con los valores naturales y culturales de Breña Alta, impulsar los nuevos suelos disponibles, el desbloqueo del aeropuerto viejo. Esto último que me he marcado como objetivo, que Breña Alta disponga de esos 130.000 metros cuadrados de suelo que es el gran diamante en bruto del municipio, con el que tenemos que tener un constante trabajo coordinado con el Cabildo para poderlo desbloquear”.

-¿Pero no estaba desbloqueado ese suelo después de los acuerdos con Defensa?

“Ahora mismo en el Plan General tenemos un período de tiempo de seis meses porque en ese suelo quedó en suspenso. El Ayuntamiento tiene seis meses para ponerlo a caminar y eso hay que hacerlo ya. Ese suelo tiene que pasar de estar en suspenso en el PGO y habilitarlo para que se ubiquen allí empresas, aunque cabe todo lo imaginable al ser un suelo terciario. Un objetivo que tengo es que se pueda implantar alguna extensión universitaria, empresas tecnológicas. También la ampliación del suelo industrial de Buenavista y el de La Grama”.

-¿Ve factible ese desarrollo en tiempos de crisis donde la inversión está frenada?

“El que veo más factible ahora mismo es el de La Grama. Si todo sale como debe, en cuestión de semanas se puede estar moviendo tierra. He mantenido reuniones con promotores y urbanizadores para empezar en breve”.

-¿Qué iría allí?

“Es suelo comercial y se ubicaría el supermercado Lidl. Lleva primero el proyecto de urbanización y después el supermercado. No es una gran superficie ni descuento duro.”.

- El pasado mandato, el gobierno municipal hizo hincapié en el desarrollo turístico. ¿Van a continuar en esa línea?

“Sí. El proyecto estrella del Plan de Dinamización Turística es el parque de Los Álamos, donde se sigue trabajando en la plaza. Ya está casi comprometida la financiación del inicio del Mercadillo del Agricultor. Con lo que el parque de Los Álamos irá cogiendo su forma definitiva. Esta obra no va a parar en ningún momento. En turismo también continuaremos trabajando para no perder la Bandera Azul en Bajamar, cosa que no es fácil como se ha visto en otros lugares de Canarias. También me gustaría, a medio plazo, ver un plan especial de ordenación para Los Dragos Gemelos y el Risco de La Concepción”.

- ¿Cómo se ha encontrado la economía del Ayuntamiento?

“Yo llevaba ocho años de concejal y sabía dónde me metía. Estamos todos los ayuntamientos, todas las administraciones muy mal, haciendo filigranas para no perder los compromisos adquiridos. Hay que hacer encajes de bolillo para mantener los servicios. Pero para malos momentos hay que tener buenas ideas y eso es lo que intentamos para que el ciudadano, ya que lo está pasando mal en su familia por la crisis económica, el Ayuntamiento no acentúe esa situación sino que sea todo lo contrario, un amortiguador”.

- ¿Qué le ha sorprendido como alcalde?

“Me he llevado una grata sorpresa con los funcionarios y operarios municipales. Ya lo intuía desde la oposición, pero cuando llegas y trabajas con ello corroboras que era real. Su trabajo es alabable. No tengo personal de confianza ni secretario, por lo que tiro de ellos y para mí son de plena confianza. Trabajan para el municipio y da igual quién esté sentado aquí”.

- Al hablar sobre turismo no se refirió al campo de golf. ¿Cree que podrá salir adelante?

“Tiene las bendiciones del Plan General, del Plan Territorial de Uso Turístico y si viene un inversor que cumpla con la normativa vigente lo podrá hacer. Lo que sí me gustaría es que fuese un campo de golf ecológico. En La pavona no veo un golf estándar, como el que se puede hacer en la Costa de Sol. Querría un campo de golf diferenciado. Con ello me refiero a cuestiones como el tratamiento de aguas, fitosanitarios, el subsuelo, etc”.

- ¿Cómo ha arrancado el pacto con el PSOE?

“Muy bien. Además del trabajo diario, los lunes tenemos una reunión técnica y otra política para fijar los objetivos de la semana. Ya había sintonía con ellos desde la oposición, cuando voté a favor este año de los Presupuestos y el Plan General. Pero ahora en gobierno la sintonía se ha acentuado. Las fiestas salieron bien coorganizadas porque ellos tenían un programa avanzado. En los grandes temas hay voluntad por ambas partes. Tenemos objetivos comunes y se están cumpliendo. Nuestros vecinos no quieren que tengamos diferencias , ni que el pacto dure un asalto, sino estabilidad”.

- ¿Qué le llevó a rechazar el pacto con CC?

“Ese cambio tranquilo que he defendido. Además yo veía en el PSOE más acuerdo y afinidad con el PP en nuestra visión de Breña Alta. CC no votó a favor del Plan General. No veía Breña Alta como lo hacían el PP y el PSOE, con nuestros matices, pues pusimos alegaciones y sugerencias al planeamiento desde el avance. La afinidad de programa fue con el PSOE, aparte del cambio sosegado por el que apostamos y le viene bien a Breña Alta”.