X
SAN MIGUEL >

Ayuntamientos y Cabildo estudian crear una quesería para el Sur

   

VICENTE PÉREZ | SAN MIGUEL DE ABONA

Alcaldes y concejales de ocho ayuntamientos, liderados por la regidora municipal ariquera, Olivia Delgado, y el consejero insular de Ganadería, José Joaquín Bethencourt, coincidieron ayer en la necesidad de poner en marcha de nuevo una quesería en el Sur, debido a que la de Benijos ya no puede absorber la producción lechera que procesaba la quesería de Arico, cerrada debido a una deuda contraída de más de 5 millones de euros.

Para intercambiar pareceres hacia este objetivo se reunieron ayer en San Miguel de Abona representantes de los gobiernos municipales de este municipio, Arico, Vilaflor, Granadilla de Abona, Santiago del Teide, Candelaria, Guía de Isora y Fasnia, quienes, con el consejero del Cabildo, acordaron volver a reunirse en septiembre para poner sobre la mesa posibles fórmulas de gestión de una industria láctea de este tipo, incluyendo la de un modelo mixto de capital público y privado.
Olivia Delgado, en el cargo desde hace poco más de un mes, ya había celebrado una reunión con ganaderos de la comarca antes del encuentro institucional de ayer. A su juicio, “se trata de empezar de cero, con un proyecto nuevo, que no repita los errores de gestión de la quesería de Arico, y con un modelo y un ámbito -comarcal o insular- aún por definir”. Tanto la alcaldesa como el concejal de Ganadería ariquero, Andrés Martínez, consideran prioritario para su municipio dar un solución al sector ganadero, para que pueda comercializar su producción. Por su parte, Bethencourt detalló que la reunión de ayer “la convocó alcaldesa de Arico y me pidió ofrecer a los alcaldes mi visión de lo ocurrido con la quesería de Arico, así como escuchar la opinión de los alcaldes y buscar puntos de encuentro sobre el sector”.

“Ahora se trata de ver si es viable una nueva quesería con una visión comarcal, aunque el Cabildo siempre ha defendido un proyecto de este tipo con determinadas condiciones, por lo que observa con interés esta posibilidad”, agregó el consejero, quien reconoció que la quesería de Benijos, que ha absorbido la producción láctea de la Isla tras el cierre de la de Arico, “es una solución coyuntural para los ganaderos del Sur” .

El representante del Cabildo recordó que la quesería de Arico entró en quiebra tras acumular una cuantiosa deuda, y que lo peor son sus compromisos con los bancos, por lo que sobre sus instalaciones pesa un embargo.

Creada en 1992, la quesería ariquera llegó a tener 19 empleados. Las negociaciones habidas por la junta rectora con otras instituciones, especialmente el Cabildo, para intentar salir de su delicada situación financiera, concluyeron sin acuerdo, y supusieron el cierre de esta industria.