X
Por José Segura Clavell * >

Consideraciones sobre el cambio climático

   

Millones de seres humanos consideramos que el calentamiento global y el cambio climático en la tierra constituye uno de los grandes retos que tiene planteado la humanidad y ante el cual se vienen adoptando posiciones a lo largo de los últimos decenios. Su relevancia justifica posicionamientos, debates y decisiones. Por ello es por lo que me tomo la libertad de exponer públicamente algunas consideraciones sobre este gran reto.

En la presente legislatura las Cortes Generales españolas decidieron constituir una nueva Comisión dedicada al estudio del Cambio Climático. Se trató de una decisión acertada la que adoptaron tanto el Pleno del Congreso de los Diputados como el del Senado; se ha denominado Comisión Mixta Congreso-Senado para el estudio del Cambio Climático, que durante toda la legislatura ha desarrollado una intensa labor de la que quien firma este artículo ha sido testigo de la misma por haber disfrutado del privilegio de presidirla y de representarla en todos aquellos foros internacionales en los que se ha hecho oír la voz de las Cortes Generales españolas expresando las políticas que ante este fenómeno crucial del calentamiento global de la tierra se habían acordado e incluso implementado en nuestro país.
Ante la referida Comisión han comparecido centenares de expertos académicos, representantes del IPCC, de las diversas administraciones, de las organizaciones ecologistas, sindicales, empresariales, sectoriales….etc; de todas ellas hemos aprendido, debatido, procesado e incorporado al trabajo parlamentario tanto como crítica a la labor gubernamental como al asesoramiento del ejecutivo.

La experiencia que hemos acumulado así como los datos e informaciones a los que hemos accedido, nos ha conducido a la convicción de la conveniencia de darlos a conocer y en mi caso en el ejercicio de mi responsabilidad como diputado socialista canario en las Cortes Generales y contando con la generosidad de nuestros medios de comunicación, con estos artículos periodísticos pretendemos comunicarnos con nuestros conciudadanos transmitiéndoles algunas reflexiones escritas que comenzamos con esta aportación y precisamente aprovechando que el presente año se ha declarado por la ONU como año internacional de la Química.

Curiosamente hace algo más de un siglo el químico y físico sueco Svante Arrhenius, premio Nobel de Química en 1903, afirmó que “si se doblara el porcentaje de dióxido de carbono en el aire, la temperatura de la superficie terrestre subiría 4º C, y que si se cuadriplicara, la temperatura se incrementaría en 8º C”.

Por ello Arrhenius ha sido considerado como el descubridor del papel de los gases de efecto invernadero en el clima terrestre. Podemos decir que todo empezó cuando quiso buscar una explicación a las intensas y largas glaciaciones que había sufrido la Tierra durante el último millón de años, según habían descubierto los geólogos. En 1896 lanzó la hipótesis de que se debían a cambios en la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera, dado que este gas actuaba como una especie de invernadero capaz de atrapar el calor. Su teoría fue desarrollándose durante varios años al estudiar el papel de absorción del CO2 por parte de los océanos y su efecto regulador, previendo además que el efecto de las emisiones producidas por las actividades humanas incrementaría el porcentaje de dióxido de carbono en la atmósfera y generarían desequilibrios climáticos. Difícilmente el científico nórdico hubiera podido pronosticar el enorme desarrollo industrial y el desaforado consumo energético que el siglo XX trajo consigo. Lo que sí pronosticó acertadamente fue el papel de los gases de efecto invernadero, aunque su trabajo no comenzó a ser reconocido hasta hace unas cuatro décadas.

Que asistimos en la actualidad a un cambio global del clima del planeta, constituye un hecho incuestionable. Entre la comunidad científica existe un amplísimo consenso acerca de que el sistema climático planetario, formado por la atmósfera, los océanos, la biosfera, la litosfera y la criosfera, viene experimentando cambios que no son atribuibles solamente a la variabilidad interna del propio sistema y que los forzamientos externos de carácter natural resultan insuficientes para explicar satisfactoriamente las alteraciones observadas que solamente pueden entenderse si se tienen en cuenta los procesos de carácter antropogénicos que pueden ser de origen muy diverso y que pueden ir desde las emisiones de diversos tipos de gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono, el metano… etc, hasta cambios en el uso del suelo o en la emisión de aerosoles; dicho llanamente distorsiones cuyo origen se encuentra en el comportamiento del hombre.

Después de muchos años de dudas, en 1988 ante el aumento de las evidencias que ponían de manifiesto un calentamiento global de la Tierra, la organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el medio Ambiente (PNUMA), decidieron crear un organismo de carácter científico para estudiar el clima, dilucidar la existencia o no de una alteración climática provocada por las actividades humanas y evaluar sus posibles efectos, para ello crearon el panel Intergubernamental para el cambio climático (IPCC), que cuenta con las aportaciones de unos 2.500 expertos de todo el mundo y cuya principal actividad es de elaboración de informes, estructurados por grupos y del que el grupo de trabajo I evalúa los aspectos científicos del sistema climático y el cambio climático.

Desde su primer informe de evaluación en 1990 hasta el reciente cuarto informe de evaluación en 2007 no ha cesado de aumentar la cantidad y calidad de la información y de los datos climáticos, ha mejorado la forma de los humanos de entender los procesos que gobiernan el clima terrestre, ha mejorado sensiblemente nuestra capacidad para moderar el clima y en consecuencia el de prever su comportamiento futuro en distintos escenarios posibles. Actualmente se encuentra en fase de elaboración el que será quinto informe que previsiblemente estará listo para su presentación a finales de 2012.

* Diputado socialista en el Congreso