X
Por Juan Carlos Carracedo* >

Consideraciones sobre los sismos de El Hierro

   

En el número del martes 26 de julio de DIARIO DE AVISOS aparece el titular “Carracedo: Los seísmos de estos días nodeben alarmar”. El artículo continúa apuntando que, según mi parecer… “este tipo de actividad sísmica, como la registrada en la isla del Meridiano, es propia e inherente a islas volcánicas activas como son las Canarias pero, en principio, no ofrecen ningún tipo de peligro” y que “debe ser el Instituto Geográfico Nacional (IGN) el único que se exprese en el caso de que de verdad exista algún motivo de alarma”.

Suscribo totalmente estas frases entresacadas de unas declaraciones que hice a la COPE, a pesar de mis reticencias a expresarme en los medios de comunicación. Sin embargo, parte de estas declaraciones, sacadas de contexto, han sido reproducidas en ambos periódicos, llevando claramente a confusión, como que “el científico canario indicó que los movimientos sísmicos que se vienen registrando desde la pasada semana en El Hierro son terremotos de una magnitud ínfima que pueden ser producidos por cualquier cosa, como por ejemplo una pequeña rotura en el edificio de la isla. En este sentido, el geólogo recordó que durante varias semanas se han estado tirando barrenos para provocar desplomes y así mejorar la estabilidaddel talud del Golfo, lo que podría originar una microrotura en el edificio insular. Este tipo de microrotura podría ser el causante de este tipo de sismicidad, que puede producir 50, 100 o más pequeños microsismos que no son percibidos por la población”.

Si hubiera dicho esto no me extrañaría en absoluto algunos comentarios de los lectores, como el de Sorprendido, que ironiza… “¿500 seísmos por unos barrenos? ñooos! y ¿con un epicentro a 15 km de profundidad, la distancia de S/C a Tacoronte? Está bien eso de no alarmar al personal, pero aquí me da que se le fue la mano a Carracedo. Amigo supongo que eres de la peña de los que creen en los brotes verdes, en el optimismo de Paulino sobre la salida de la crisis y de que todo va bien, en la inocencia de Zerolo (lo hizo por el bien de Santa Cruz), en la honestidad declarada de la clase política y en que a CC sólo le preocupa el bienestar de los canarios. Si te cruzas con un lelo con un tocho de estampitas ten cuidado.. es un timo”.

Amigo Sorprendido, tienes toda la razón en sorprenderte, aunque yo no he dicho eso. Mis declaraciones a la COPE, como las otras que he hecho estos días –siempre con la duda de si debo hablar o callarme– han insistido machaconamente en que es el Insituto Geográfico Nacional (IGN) el único que tiene esta competencia yresponsabilidad por Real Decreto 1476/2004, de 18 de junio, que en su artículo 13 informa que es competencia exclusiva del IGN: “La observación, detección y comunicación de los movimientos sísmicos … e igualmente la observación, vigilancia y comunicación de la actividad volcánica en todo el territorio nacional”.

Malpuede hablarse pues de un fenómeno imperceptible sin disponer de la instrumentación adecuada (sismómetros), que solo el IGN tiene. Por decirlo aún más claro, si el IGN no colgara en la Red los registros de sus estaciones sísmicas no estaríamos hablando de esto. Ahora bien, en una sociedad culta y madura debería saberse que la sismicidad es consustancial con las islas oceánicas activas, como son las Islas Canarias, máxime El Hierro, la más joven del archipiélago y en la fase de desarrollo juvenil. A la isla de El Hierro le toca seguir creciendo como lo han hecho el resto de las Canarias. En consecuencia, una erupción en El Hierro no sería sorprendente, ni verdaderas crisis sísmicas, del tenor de la ocurrida también en El Hierro entre el 27 demarzo y el 15 de junio de 1793, crisis que motivó la elaboración el primer plan de evacuación de una isla en la historia de Canarias.?

Queda pues la duda de si es mejor informar como lo hace el IGN o no. La respuesta es evidentemente que sí. Si aún informando hay un grupito de creyentes en las conspiraciones universales que se quejan de que se oculta información, imaginemos lo que pasaría si esto se declarara secreto, como se hizo con el famoso mapa de riesgo volcánico que costó un millón de las antiguas pesetas y que tenía el punto de máximo riesgo de Tenerife en el complejo comercial del Valle de La Orotava.

Ahora bien, la fuente de todos estos conflictos relacionados con terremotos y volcanes es a mi parecer, que la comunicación que el IGN realiza es incompleta. Colgar en la red registros instrumentales lo puede hacer de forma automática un ordenador. Es evidente que falta el siguiente paso, el más importante: dar un significado a esos registros. Para eso tiene el IGN los técnicos cualificados(geofísicos). Bastaría un corto mensaje del tipo “la sismicidad registrada los días tales en la zona tal no representa peligro alguno”. Y en los casos que sí exista motivo de alarma que sea el IGN el que lo manifieste, tanto a las autoridades competentes como a la población. Podría pedirse al IGN que en estos casos emita, además, un diagnóstico, incluso aunque no les parezca necesario (y en realidad no debería serlo), especialmente cuando se crean estas alarmas, en gran parte motivadas por el vacío de información que se crea.

Dejopara el final la explicación de los barrenos. Por supuesto me estaría contradiciendo si diera mi opinión sobre lo que pasa en El Hierro a más de 10 kilómetros de profundidad, que solo puede observar, interpretar y comunicar el IGN. No podría hacerlo con un mínimo de rigor científico por carecer de suficiente información al respecto. Lo único que intenté, obviamente sin éxito, fue explicar en términos tal vez demasiado simplistas que la sismicidad de magnitud inferior a 2 en la escala de Richter (escala logarítmica) es, en términos generales, insignificante (sin significado) y puede ser originada por múltiples causas, muchas no relacionadas ni por asomo con la actividad magmática o eruptiva.

Para ello cometí el error de poner ejemplos, como que los barrenos utilizados paralimpiar el cantil de El Golfo también habrían sido registrados instrumentalmente. Naturalmente la profundidad es muy diferente de los que están ocurriendo a varios kilómetros en el subsuelo, por lo que no hay relación posible entreellos. Tratando de que se comprendiera mejor la insignificancia real de estos sismos (a no ser que cambien en profundidad y magnitud), puse el ejemplo de lacomparación que suele establecerse entre el equivalente en explosiones de dinamita y la magnitud de la escala de Richter.

En definitiva, los terremotos de alrededor de 2 en la escala de Richter, si la cosa no cambia sustancialmente, son muy poquita cosa para montar este jaleo.

* Geólogo