X
GUÍA DE ISORA >

Cultivos sin química

   
Cultivos plátano canario

La mayoría de las fincas donde se está aplicando la agricultura ecológica son de plátanos. / DA

NICOLÁS DORTA | GUÍA DE ISORA

Ildefonso Acosta se pasa el día entre las hortalizas que da la tierra. “La agricultura es eso y no otra cosa”, dice. Este técnico agrícola supervisa los cultivos de unos cuarenta agricultores de Guía de Isora que llevan sus productos a las cooperativas de Coagisora de Tejina, Nuestra Señora de la Paz de Chío, Punta Blanca y Fruca. Forma parte del proyecto del plan de dinamización local que ha puesto en marcha el Ayuntamiento isorano para fomentar los cultivos ecológicos, exentos de pesticidas artificiales, que buscan mejorar la calidad en plátanos, papayas, tomates y otras hortalizas además de garantizar su producción. Calcula Ildefonso que de las 240 o 250 fanegadas que conforman las fincas isoranas, habrá unas 40 donde se practica esta modalidad de agricultura.

Aparte del asesoramiento a los agricultores, el proyecto permite crear compost con la reutilización de subproductos (purines de vacas y restos de residuos de jardines y otros) para aplicarlos a los cultivos. La empresa Canarias Forestal, en una finca de la zona, se encarga de hacer el compost y de recoger los subproductos. Así, se permite optimizar gastos por parte de los agricultores obteniendo un abono más barato y sin añadidos químicos. De esta forma lo explica el responsable municipal de Desarrollo Local, Empleo y Turismo, Héctor Gómez, quien informa que el Ayuntamiento ha renovado recientemente un convenio con Canarias Forestal, ubicada en el municipio desde 2008, encaminado a potenciar estas prácticas sostenibles en más de 35 fincas.

“Mediante este acuerdo, los agricultores podrán depositar gratuitamente los residuos vegetales de sus explotaciones, al tiempo que todos los ganaderos del municipio podrán hacer lo propio con las deyecciones líquidas y sólidas de las suyas, en depósitos gestionados por Canarias Forestal”, explica el edil. Estos agricultores se beneficiarán de descuentos de hasta un 25% en productos adquiridos a esta empresa especializada en la producción de compost, añade.

“Consideramos que con este nuevo paso, el Ayuntamiento continúa con la apuesta por el sector primario, conscientes de la importancia que el mismo ha tenido desde hace décadas en el desarrollo general de Guía de Isora”, indica Gómez.

El futuro, en lo ecológico

Inculcar la agricultura ecológica no es fácil. Hay muchos agricultores que llevan años practicado la tradicional o convencional “y hay que asesorarlos poco a poco”, apunta Ildefonso Acosta, quien intenta hacer esa transición de lo tradicional a lo ecológico. Primero se analiza la finca y el cultivo, para posteriormente ir introduciendo abonos libres de pesticidas y suprimiendo otros. Añade que este tipo de cultivos “no necesariamente tienen más riesgo de plagas y hay ejemplos de fincas en los que se puede demostrar”, cuenta este técnico. En definitiva, el objetivo del asesoramiento para al cultivo ecológico es conseguir una mejor calidad en el producto, reduciendo incluso su periodo perecedero además de reducir costes que implica el propio proceso. “Los resultados están ahí, ahora tenemos que trabajar más en temas de certificaciones”, añade el concejal Héctor Gómez.

“Hay fincas de plátanos ecológicas que dan una buena producción sin necesidad de utilizar productos agresivos”, comenta el técnico. “Ahora es más fácil que cuando yo empecé”, explica Acosta, quien insiste en “dignificar” esta alternativa, que es “el futuro”, insiste.

Actualmente, comenta, “uno de los países que más está haciendo agricultura ecológica es España y el que más consume es Alemania”, subraya.

La cooperativa de Chío Nuestra Señora de La Paz es una de las que tiene el convenio con el Ayuntamiento de Guía de Isora en el asesoramiento y la obtención de compost. Esther Díaz, al frente de la mencionada cooperativa, explica que poco a poco se van introduciendo prácticas sostenibles para el tomate cherry, la papaya y otras hortalizas, como la variedad de pimientos, aunque de momento la producción de tomates se hace de la manera tradicional.

Productos agresivos

“A nosotros nos parece bien que se asesore en nuevas vías más factibles y que se vaya creando una cultura en este sentido”. “Es cierto que ya la gente no utiliza productos agresivos como anteriormente y la idea es que se vaya cambiando el chip”, explica.

Díaz comenta que se empezaron a suministrar productos ecológicos a los hoteles de lujo del municipio y en estos momentos “la situación está parada” porque “no pudimos garantizar todo el año los productos para estos establecimientos”, dijo.

Para algunos no todo son ventajas en la agricultura ecológica. Todavía queda mucho por hacer para obtener resultados a gran escala en si se compara con la convencional. “Pero más que competir se trata de compatibilizar”, explica por su parte el concejal de Desarrollo Local Héctor Gómez. ”Es una forma de trabajar compatible con la agricultura convencional y que se demanda”, afirma el edil.

Acción integrada

El cultivo integrado, una mezcla de ambos, es el que se practica en la mayor parte de explotaciones agrícolas en el municipio. De momento los agricultores y las cooperativas no se pueden arriesgar a producir un producto exento de abonos, porque en ocasiones es más vulnerable que el convencional y más caro de cara al público. Así opina un experto de una cooperativa isorana, quien informa que “los cultivos ecológicos son más caros en el mercado, y se exponen a las plagas”, advierte. “Además lo interesante es aprovechar la parte ecológica y la parte convencional”, añade el técnico.

Cada vez las normativas exigen requisitos para minimizar los abonos químicos en los productos. “Combinar e integrar es lo mejor”, explica este experto a este periódico.