X
PUERTO DE LA CRUZ > FIESTAS DE JULIO 2011

Devoción por la patrona de los marineros

    Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /nfs01/www/diariodeavisos.com/public-html/wp-content/themes/linepress/functions.php on line 124

Distintos momentos del principal acontecimiento de las Fiestas del Carmen de Puerto de la Cruz. / MOISÉS PÉREZ

LUIS F. FEBLES – CRISTINA DELGADO | PUERTO DE LA CRUZ

La embarcación de la Virgen del Carmen volvió a impregnar de un halo de religiosidad y devoción al municipio portuense. Miles de personas se acercaron al muelle pesquero para comprobar in situ como el nutrido grupo que sostenía a la Virgen, la cuadrilla de Cargadores de Nuestra Señora del Carmen, colocaba la venerada imagen en la falúa el Nuevo San Ramón.

Lágrimas de emoción inundaban a raudales el incomparable y bucólico marco pesquero. Adultos y niños jaleaban al unísono y gritaban a su Virgen mientras la imagen se dirigía a recorrer su tradicional ruta, flanqueada por las nutridas barcas y lanchas que acompañaban y custodiaban la procesión marítima. La ciudad no amaneció con un sol radiante pero el tiempo no iba a ser impedimento para que desde tempranas horas del día se pudieran ver a los bañistas y curiosos que empezaron a poblar la playa del muelle y alrededores. Llegaría el turno para los más valientes con la tradicional cucaña. Luego todo consistió en una animada espera, música, bailes y diversión que inundaban el centro neurálgico.

La solemnidad de la fiesta comenzaría a las 17.30 horas de la tarde en la iglesia de la Peña de Francia con el culto tradicional. El siguiente capítulo tuvo como protagonistas a los cargadores que condujeron en procesión a las imágenes de la Virgen del Carmen y San Telmo hasta el dique. Durante el trayecto los pescadores y devotos no pararon de piropear a las imágenes. El ritmo solemne marcado por la banda de música se mezcló con el de los cánticos procedentes de los fervorosos y marineros.

El momento culmen se produjo con la embarcación de San Telmo primero, y la Virgen del Carmen después. La procesión marítima siguió el curso establecido sin reseñarse ningún tipo de problemas y el mar meció a su Virgen como cada año. Las autoridades no quisieron faltar a la gran cita y acompañaron a la Virgen el alcalde, Marcos Brito, y miembros municipales. También acudieron los alcaldes de Los Realejos, Manuel Domínguez, y La Orotava, Isaac Valencia, y en representación del Cabildo, Efraín Medina y el presidente accidental, Carlos Alonso, entre otros.

La procesión final se desarrolló por el barrio pesquero de La Ranilla hasta la iglesia Nuestra Señora de la Peña de Francia. Según fuentes policiales, la jornada reunió a más de 55.000 personas en el momento de la embarcación, que transcurrió sin incidentes y se respetó la normativa reciente de la prohibición del uso de pistolas de agua.
El hospital de campaña de la Cruz Roja atendió a aproximadamente 30 afectados.

El momento de la embarcación reunió a más de 50.000 personas en torno al muelle pesquero
<
>
El momento de la embarcación reunió a más de 50.000 personas en torno al muelle pesquero

El ‘Nuevo San Ramón’

Mientras la gran mayoría está de fiesta en el muelle y los más devotos acompañan a la Virgen en procesión, los hermanos gemelos más famosos de la embarcación, Manuel y Carlos, se cercioran que todo esté a punto. Ellos son los dueños del Nuevo San Ramón, la falúa encargada de llevar a la imagen por la costa portuense.

Se trata de una tradición familiar que se remonta al año 1955. Los antecedentes del Nuevo San Ramón se encuentra en la primigenia embarcación llamada Francisca, que pasó a conocerse como San Ramón en honor al nombre del abuelo fallecido.

Hasta 1997 pudo ser el transporte protagonista de las fiestas, pero el paso del tiempo le pasó factura y La Marina ocupó su lugar. Desde hace ya tres años, Manuel y Carlos han logrado recuperar esta tradición familiar: el Nuevo San Ramón es la embarcación que actualmente se ocupa de pasear a la Virgen.

Manuel asegura que el martes de la embarcación, le evocan sentimientos de nostalgia mezclados con la emoción en el momento de recibir a la Virgen, porque se trata de una práctica heredada de sus antepasados más directos.

A pesar de ser uno de los dueños, ni él ni su hermano se encargan de dirigir la falúa. Este honor se le cede al más veterano de la Cofradía de Pescadores del Gran Poder de Dios, El Chongo, como se conoce popularmente.

[apunte]

El hospital de campaña de Cruz Roja apenas tuvo trabajo

El personal desplegado por los servicios de Cruz Roja en el hospital de campaña situado en la explanada del muelle portuense atendió a alrededor de unas treinta personas con los síntomas típicos de las grandes aglomeraciones, tales como intoxicaciones etílicas, golpes de calor y lesiones por caídas, entre otras causas. El grupo de profesionales estaba compuesto por tres auxiliares, una enfermera y un médico. Asimismo, contaban con un equipo de dos ambulancias básicas, otra medicalizada y dos equipos de salvamento marítimo.

[/apunte]