X
CD TENERIFE > PRETEMPORADA EN LA PALMA

El apartado físico adquiere protagonismo

   

MARTÍN TRAVIESO | BARLOVENTO (ENVIADO ESPECIAL)

El responsable de que los jugadores del CD Tenerife llenen correctamente los depósitos de las energías es Guillermo Rodríguez, el preparador físico del equipo. La adecuación física es prioritaria a estas alturas, ya que del buen estado de forma depende en buena medida los éxitos que el grupo logre durante la próxima camapaña. De ahí que ahora el apartado físico tenga un papel protagonista en cada sesión de trabajo.

Guillermo sabe perfectamente lo que quiere del equipo para la próxima temporada y está adiestrando a los jugadores para que sean capaces de afrontar un reto que dejará exhausto a muchos. La intención es exprimir a los deportistas, que den lo máximo durante el mayor tiempo posible. “Será complicado, pero la idea es que no existan picos, sino llegar de la mejor manera al inicio de la competición y creo que estamos en el buen camino”, comentó ayer el preparador, que incluso desea que el grupo esté en unas condiciones óptimas desde el arranque del curso. “La idea es que lleguen al inicio lo mejor posible y más que picos de forma es una especie de meseta de intentar mantener esa forma el máximo tiempo posible”, señaló al respecto.

De momento la mayoría de los jugadores están respondiendo al alto nivel de exigencia que impone el cuerpo técnico. “Estoy gratamente sorprendido por el estado en que vinieron los jugadores. Por la información que he sacado de todos ellos, sé que descansaron bien en el período vacacional y también se han cuidado. Han venido bastante bien de peso. Y luego está la predisposición, la humildad y el compromiso de afrontar una temporada que se nos antoja complicada”, explica Guillermo, que este año ejerce de responsable de la parcela física, una tarea que no es nueva para él: “Ya estuve participando como preparador físico con el San Isidro en Segunda B y en los filiales del Tenerife, y me siento cómodo en las dos funciones. Ahora estoy más cerca del resto del grupo, pero en los dos lados estoy bastante contento y realizado”.

Guillermo, junto al preparador de porteros Roberto, cooperan en todo con Antonio Calderón y su segundo, Manolo Sánchez. “Con ellos la relación es muy buena, hay mucha comunicación en la organización y estructuración del trabajo y personalmente me siento muy cómodo con ellos, y también con los jugadores”, comenta el profesional tinerfeño, que desvela la receta que está inculcando el primer técnico en el vesturio: “humildad, exigencia y compromiso”. Esa es la receta de Calderón.