X

El Cabildo reclama dotar a La Palma del servicio de inspección fitosanitario

   

DIARIO DE AVISOS | SANTA CRUZ DE LA PALMA

La Palma carece de un técnico en inspección fitosanitaria desde principios de año, un hecho que pone en peligro la efectividad del sistema de vigilancia sobre las mercancías vegetales que llegan a la Isla. Esta circunstancia abre una brecha en el control de plagas y por tanto pone en peligro al sector agrícola palmero. Por este motivo, la junta de portavoces del Cabildo de La Palma aprobó ayer una declaración institucional a través de la cual solicita al Gobierno central que cubra de forma urgente la plaza vacante.

Existen dos puntos de entrada en la Isla a través de los cuales llega este tipo de mercancía: el puerto de Santa Cruz de La Palma y el aeropuerto de Villa de Mazo. Desde la jubilación de la persona que ocupó este puesto durante años, la labor de vigilancia ha estado a cargo de inspectores procedentes de Tenerife, pero sólo en el caso de que la mercancía se despache a través de aduanas de La Palma.

En estos momentos se hace necesario y fundamental el que se asegure esta vigilancia aduanera, y no depender de circunstancias externas, como la imposibilidad de desplazamiento a la Isla de los técnicos encargados de realizar esta labor.

Tanto la presidenta del Cabildo de La Palma, Guadalupe González Taño, como los portavoces de CC, PSOE y PP en la Institución insular, Luis Viña, Anselmo Pestana y Carlos Cabrera, respectivamente, reclaman al Estado, a través de la Subdelegación del Gobierno en Santa Cruz de Tenerife, que se cubra cuanto antes esta plaza.

Los PIF

Se trata de una problemática que ha tenido recientemente un episodio controvertido, ante el informe de la coordinadora regional de la inspección de Sanidad Vegetal del que se hizo eco este periódico y en el que recomendaba el cierre temporal de los Puntos de Inspección Fronteriza (PIF) de La Palma hasta que no se salvaran una serie de deficiencias técnicas y de recursos humanos.

Desde la Subdelegación del Gobierno se desmintió este informe, donde se apuntaba a situaciones tan graves como que “en las condiciones en las que actualmente se llevan a cabo las inspecciones, no puede garantizar que los vegetales y productos de origen vegetal que están entrando en La Palma estén libres de riesgos fitosanitarios”.

De llevarse a cabo esta medida que propuso del cierre temporal de los PIF en La Palma, esto representaría un duro varapalo para el sector comercial dado que entonces los controles se deberían efectuar en las islas capitalinas, produciéndose un sobrecoste de las mismas al no poder entrar ni salir nada directamente.