X
ENTREVISTA > JOSÉ MIGUEL PÉREZ

“El diálogo y el rigor son elementos esenciales que tienen que ir unidos”

   

BEGOÑA AMEZUA | SANTA CRUZ DE TENERIFE

El recién nombrado vicepresidente y consejero de Educación, Universidades y Sostenibilidad del Gobierno de Canarias, José Miguel Pérez, tomará posesión de su cargo mañana lunes siendo consciente que, en una situación tan compleja como la actual, el diálogo y el rigor son principios esenciales de la actuación políticas del pacto entre Coalición Canaria (CC) y el Partido Socialista Canario (PSC).

- Después de 18 años vuelven al Gobierno pero en una etapa difícil y compleja por los recortes sociales. ¿Cómo gestionarán este escenario?

“La etapa es compleja por muchas razones, entre otras, porque tenemos una crisis de caballo desde el punto de vista económico. Todos sabemos además cuáles son las grandes causas de esta crisis y lógicamente, al haber menos ingresos en las administraciones públicas, hay que ajustarse a los mismos. He gestionado un cabildo (el de Gran Canaria el pasado mandato) y allí vivimos esa circunstancia, allí vivimos un 30% menos de ingresos durante cuatro años. Este Gobierno tiene sus prioridades y el presidente, en su discurso de investidura y ayer mismo (por el pasado jueves) en su toma de posesión, ha situado la necesidad de equilibrar, no ya la austeridad sino, la recuperación del crecimiento económico sin dejar atrás a nadie, que el beneficio que se pueda derivar de ese incremento se redistribuya. Eso se hace a través de la proyección en un presupuesto de las políticas sociales, ya sea la sanidad, la educación, ya sea el conjunto de las políticas que afectan a prestaciones de dependencia.”

- El PSC se responsabiliza de tres consejerías que van a sufrir muy directamente el precio de la crisis. Educación, empleo y funcionarios públicos, entre otros. ¿Qué recetas aplicarán?

“Todo el conjunto del Gobierno es complicado ahora no solo estas áreas concretas. Lo es sanidad, por ejemplo, lo es el conjunto de la ley de dependencia, y no digamos lo que hay que hacer de inversión en infraestructuras de obras públicas. Todo el conjunto de la tarea pública, de la tarea del Gobierno tiene retos muy potentes. Habrá que ver, en cada caso, cuáles son las prioridades que hemos establecido en nuestro programa. Pero creo que lo fundamental, ahora mismo, es poder mantener, especialmente en lo que se refiere al ámbito del trabajo público, el adecuado diálogo para que esa tarea, ese ámbito público, contribuya a salir cuanto antes de este marasmo, que sea un factor claro de alianza en el combate contra estas dificultades. Eso, en el ámbito educativo, por ejemplo, se traduce con la plena conciencia de que el profesorado es una parte esencial, no solo por la función social que mantiene a la hora de formar y atender lo que es el curso de la vida, sino porque además son los que se responsabilizan, un antídoto formidable contra la exclusión social contra la pobreza. Tienen una tarea profesional extraordinaria, que hay que reconocerles en todos los órdenes, empezando por la estima social. Deben encontrar en la administración un aliado, un estímulo principal para todo ello. Me estoy refiriendo a que, en todos estos aspectos, he puesto el ejemplo de los profesores, pero no son los únicos, en esas tareas deben sentir el aliento y el apoyo de la administración pública. Qué tiene dificultades, por supuesto. Qué deben conocer las dificultades, también, y que deben ser copartícipes de la búsqueda de salidas.”

- ¿Cuáles son los principios de la actuación política que, va a practicar, y ha recomendado a los responsables de los tres departamentos ocupados por su formación política?

“Por supuesto el diálogo y el rigor. Son elementos esenciales y tienen que ir unidos. También significa tener marcadas muy claramente las prioridades dejando de lado aquellos elementos de segundo orden que, a veces, llegan a la vida pública a intentar colarse en el medio. Además de la educación, como decía antes, en otros órdenes, como desde el punto de vista de la sostenibilidad, estamos ante un elemento muy positivo, que se introduce, en estos años, como novedad en el conjunto de la acción de las administraciones públicas pero que debe serlo también de toda la vida económica, de toda la vida social, que es la forma de entender el crecimiento. Afecta no solo a las políticas de medio ambiente, afecta a todo, a hacer la gobernanza transparente, dialogante, eficaz, afecta a la cultura, a todo lo que está relacionado con los recursos…en fin, toda una política de sosteniblidad que va a permeabilizar la acción del Gobierno. Y luego, en la Vicepresidencia hay tareas que no son fáciles. Los años que vienen hay decisiones, que se van a tomar, que van exceder estos cuatro años. Las relaciones con Europa van a ser muy importantes, por lo que hay que volver a definir. Las transferencias hacia los cabildos o del Gobierno central hacia la Comunidad Autónoma. Todo esto va a tener que hacerse desde el rigor, como decía antes, y el diálogo.”

José Miguel Pérez. | DA

- ¿Cómo se fija la cohesión social como un valor irrenunciable de este Gobierno cuando habrá muchas necesidades que no se van a poder atender?

“Estableciendo prioridades. Siempre dije, y creo que lo entiende todo el mundo, que una administración pública no arregla, en ningún sitio, el problema del paro. Puede ayudar a paliarlo y sí puede intervenir generando mejores condiciones para que otros elementos, que activan el empleo, puedan ver facilitada la tarea. Con plena conciencia de la dimensión fabulosa que tenemos delante, el obstáculo del paro y el desempleo, hay que poner todo el conocimiento, toda la voluntad y todo el saber hacer y tratar de implicar en esa tarea a todo el mundo, a los representantes de los trabajadores, a los empresarios, a los autónomos. Todos tienen que sentir el aliento y el apoyo y la facilidad de una administración pública, que no es su enemigo sino su mejor aliado. Eso tiene que sentirse así. Transparencia e información que significa que la gente pueda corregir lo que, a su juicio, haya que mejorar. Ahí también creo que la participación es fundamental.”

- Usted asume Educación, Universidades y Sostenibilidad junto con la Vicepresidencia. ¿Por dónde va a empezar a trabajar?

“Por todos lados. Soy una persona que trabaja con equipos. No concibo el trabajo de forma aislada. Voy a intentar que la construcción de los equipos sea lo primero. Sé que, en las primeras reuniones del Gobierno, vamos a nombrar los equipos porque el trabajo no se hace de forma individual. Se hace con mujeres y con hombres que tengan esa ilusión y ese conocimiento para sacar esto adelante.”

- ¿Cómo definiría el perfil de Francisco Hernández Spínola, que se encarga de la Consejería de Presidencia, Justicia e Igualdad?

“Es un hombre que conoce muy bien las administraciones públicas. Ha trabajado en la dirección general del Estado, ha sido secretario general técnico en distintos ministerios, responsable en algunas consejerías del gobierno autónomo, miembro de la Audiencia de Cuentas, tiene una gran experiencia parlamentaria y política y una formación jurídica muy buena, desde el punto de vista de la gestión de las administraciones públicas. Es una persona idónea, un gran trabajador y se caracteriza además porque obstáculo que, se le pone delante, le entra por todos los lados y hay pocos que se le resistan.”

- ¿Qué cualidades destacaría de una de las principales novedades propuestas por el PSC para este Gobierno, la consejera de Empleo, Industria y Comercio, Margarita Ramos?

“Hemos buscado una persona que, desde el punto de vista teórico y práctico, sea de las mejores cabezas en España. Ahí está su trayectoria última, como el trabajo realizado en organismos que dependen del Ministerio de Trabajo en materia de políticas activas de empleo. Tiene otras áreas complejas pero hemos dado prioridad absoluta al empleo y por eso hemos buscado a una de las personas más cualificadas que tenemos en Canarias.”

- Ha optado por perfiles técnicos para los consejeros. En las designaciones de viceconsejeros y directores generales ¿primarán los criterios profesionales sobre los territoriales?

“Van a primar los criterios políticos y estos incluyen criterios de conocimiento y capacidad, los principios y los valores de las personas. Será una mezcla, intentaré que todo el mundo se sienta representado.”

- Para algunas organizaciones de su partido este pacto ha supuesto una digestión lenta y dolorosa. ¿Cómo se pueden superar estos estados de opinión?

“Con el tiempo, la reflexión, la comprensión y acordándose de algo que es muy importante,que me pasó a mí y a todas las personas que estamos en un proyecto socialista, que no es exclusivo de un ayuntamiento, de una isla ni siquiera de Canarias. Todos previamente firmamos un documento donde nos comprometemos a ser leales con las decisiones que democráticamente se adoptan, en unos órganos, mediante unos procedimientos y unas normas. Este pacto se acordó por decisión unánime de la ejecutiva regional, con el 82% del comité regional y por la unanimidad del órgano que tiene la competencia para este tipo de alianzas en toda España, que es la dirección federal. Por tanto, hay un acuerdo y todos estamos obligados a respetar, nos guste más o menos. Ahora, yo puedo entender a mucha gente que piensa de otra manera. Acepto y respeto su pensamiento y confío que, con el tiempo, podamos convencerles de que ha sido una buena decisión”.

- ¿Cómo valora a los cinco consejeros del socio en el pacto, Coalición Canaria?

“Tengo plena confianza en que la elección ha sido la adecuada por parte del presidente del Gobierno. Conozco, como consejero, a Berriel que es un hombre muy capaz. También a Javier González Ortiz lo he ido conociendo, me parece un hombre de gran cualificación y con experiencia notable en la gestión política y pública. A otras personas conozco menos. No conozco a la consejera de Sanidad. A Juan Ramón, el consejero de la Palma, también le conozco y la relación que tuve con él, desde el Cabildo, fue buena, incluso con el problema de las restricciones del plan sectorial se pudo salvar con una buena negociación, Fue un hombre dialogante. Yo creo que el Gobierno va ser un buen gobierno, por lo menos a mí me lo parece. Soy muy subjetivo y no el más indicado para opinar pero puede ser un buen equipo.”

- Mañana tomarán posesión y al día siguiente celebrarán el primer Consejo de Gobierno ¿Qué llevarán en la agenda además de los siguientes nombramientos?

“Sí, básicamente va ser eso”.

- Las consecuencias de la crisis continuarán y los enfrentamientos por los recortes económicos también. ¿Cuáles son las primeras medidas que debe adoptar el Ejecutivo para tratar de mitigar esta situación?

“Me comprometí en su momento, y lo voy a hacer hasta el final, a que este Gobierno es un Gobierno. No hay dos voces, dos partidos, cada uno diciendo por su lado. Es un Gobierno, con un presidente, con un discurso, con una explicación. Al margen de lo que cada uno pueda pensar, me gustaría que el conjunto, y en su caso el presidente del Gobierno, fuera el que respondiera sobre las prioridades iniciales, que creo que las tenemos fijadas ya en el propio programa que se pactó. Evidentemente, al margen del conjunto, de la coyuntura económica que tenemos por delante, que es muy difícil de averiguar porque hemos visto que lo que ha caracterizado estos años es que todos los pronósticos han saltado por los aires, casi siempre para mal y algunas veces no tan mal; vamos a confiar en que, por los menos, en lo que dependa de nosotros, del Gobierno, le echamos toda la fuerza y tengamos los mejores resultados. Lo que no dependa de nosotros, nos lo podemos echar a la espalda pero somos conscientes de que no depende de nosotros.”

- ¿Teme que la oposición ejercida por el PP de José Manuel Soria, y la previsible victoria de Mariano Rajoy en las elecciones generales, ahogue financieramente a la Comunidad Autónoma y el Parlamento regional se convierta en una bronca permanente?

“Tengo muy claro que tenemos una Constitución en España y, en el hipotético caso de que pudiera darse ese resultado electoral, entiendo que la pluralidad política en España es un valor y no un obstáculo. Confío, porque siempre lo he hecho así, en mantener un espíritu de diálogo con todo el mundo. En todo caso tenemos una obligación porque prometemos o juramos, al aceptar el cargo, defender nuestros principios, nuestras políticas y lógicamente es el lugar en el que nos encontramos y es lo que vamos a hacer. Pero insisto, no concibo que alguien que se dedique a ahogar a una comunidad autónoma porque si lo hiciera, si se atreviera a hacer una política de esas características, iba a tener en frente no al Gobierno de Canarias, iba a tener enfrente a toda la sociedad de Canarias.”