X
CANDIDATO DEL PSOE A LA PRESIDENCIA >

El ‘sorprendente’ giro a la izquierda de Rubalcaba

   

EFE | MADRID

El candidato del PSOE a la Moncloa, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha dibujado hoy las líneas maestras de su futuro programa electoral, que incluye un giro a la izquierda con medidas concretas, como que la banca destine parte de sus beneficios a crear empleo, y un guiño al 15-M, con una reforma electoral.

Poco después de que el comité electoral del PSOE le ratificara como futuro cartel electoral, Rubalcaba se ha estrenado como candidato con un discurso de una hora, en un auditorio abarrotado por compañeros de partido, familiares y amigos, entre ellos su mujer, Pilar Goya, y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.
Ante ellos, ha ofrecido algunas pinceladas de su proyecto, que pretende ser “ambicioso y realista”, porque no está dispuesto a prometer aquello que no pueda cumplir, convencido además de que “nada está escrito” ante las próximas elecciones generales, en las que algunos vaticinan una derrota socialista.

“Voy a trabajar al límite de mi capacidad. Voy a salir a darlo todo”, ha garantizado.

Con el propósito de ser “útil” a España, Rubalcaba ha desgranado los cuatro compromisos sobre los que girará su programa electoral: crear empleo, impulsar una economía sana y competitiva, defender las políticas sociales y la igualdad de oportunidades e impulsar los cambios en la política y en la democracia que está pidiendo la ciudadanía.
Una de sus “recetas” para crear empleo por la “vía rápida” es pedir a los bancos y a las cajas que dediquen parte de sus beneficios a este cometido, una vez que concluya la reestructuración del sistema financiero.

“Los bancos y las cajas pueden y los jóvenes no pueden esperar”, ha subrayado Rubalcaba sin más concreciones, para después dejar claro que “llegará el momento” de avanzar más hacia políticas redistributivas, de modo que quienes menos han sufrido con la crisis colaboren en la recuperación, y ha planteado por ejemplo la recuperación del impuesto sobre el patrimonio.

También ha abogado por incentivar el contrato parcial, con más flexibilidad para los empresarios y más seguridad para los trabajadores, así como por vincular las rentas salariales a los beneficios empresariales.
Con todo, ha precisado que España debe cumplir el pacto del euro y seguir con sus compromisos de reducción del déficit, porque “no es verdad que el déficit sea progresista”.

En cuanto a la economía, ha garantizado que se va a partir “el pecho” por los emprendedores y ha hecho una defensa a ultranza del sistema educativo como fundamento de una nueva economía.

Sin olvidarse de aspectos como la necesidad de tener una administración pública eficiencia y sin duplicidades, unas buenas infraestructuras, un mercado laboral seguro y flexible, un sector industrial robusto y un sistema financiero que cumpla su función de prestar a empresarios y familias.

Las energías renovables, el cambio climático y las personas mayores son los tres sectores en los que, a su juicio, puede haber mayor creación de empleo en los próximos años.

No ha hecho ninguna referencia en su discurso al modelo de Estado ni a la política antiterrorista, pero sí ha reivindicado la política y la democracia como fórmulas para cambiar a mejor la vida de los ciudadanos.

El guiño al 15-M ha llegado cuando Rubalcaba ha reconocido la necesidad de reformar el sistema electoral para que sea más proporcional y ha explicado que a él le gusta el modelo alemán, con circunscripciones pequeñas que favorecen la relación entre los ciudadanos y los candidatos, junto con un resto de votos nacional que favorece la proporcionalidad.
Frente a la corrupción, ha planteado que el Estado tenga “algún tipo de control previo” sobre los planes urbanísticos de ayuntamientos y comunidades autónomas como fórmula preventiva.

Ha reflexionado en este contexto sobre las quejas de los “indignados” respecto a la prevalencia de los mercados sobre la política y, ante quienes creen que “los políticos han perdido la batalla”, ha juzgado que sólo desde la política se puede romper “el axioma casi ineluctable” según el cual los beneficios van para unos pocos y las pérdidas para la mayoría.
Rubalcaba ha calificado de “intolerable, indecente y absolutamente inmoral” la existencia de paraísos fiscales en el mundo y se ha mostrado seguro de que algún día desaparecerán, al tiempo que ha defendido una agencia de calificación de riesgo europea y la implantación de una tasa para las transacciones financieras internacionales.

En el plano de políticas sociales e igualdad de oportunidades, ha prometido que no cambiará ninguna de las leyes educativas en vigor, porque “la educación no necesita zarandeos legislativos”, ha planteado un MIR para el acceso del profesorado y ha sugerido una atención singularizada a los alumnos con más dificultades para prevenir el abandono escolar.

Seguir trabajando para una igualdad de oportunidades real y efectiva ha sido otro de los compromisos de Rubalcaba, quien ha hecho bandera de la sanidad pública y ha sido tajante a la hora de asegurar que no hará nada, ni formará nada que debilite el sistema.

Rubalcaba no se arrugará ante toda esta tarea, según ha dicho, pero ha pedido que sus compañeros de partido le echen una mano a la hora de convencer “a muchos millones de españoles” para que vuelvan a confiar en el PSOE. “Hagamos que suceda”, les ha exhortado.