X
FESTIVAL INTERNACIONAL DE MÚSICA DE CINE DE TENERIFE >

“En Hollywood haces de sastre: compones lo que pide el cliente”

   

Patrick Doyle fue ayer uno de los protagonistas de Fimucité. | SERGIO MÉNDEZ

SANTIAGO TOSTE | Santa Cruz de Tenerife

Patrick Doyle (Escocia, 1953) es la parte musical de Kenneth Branagh (Irlanda del Norte, 1960), o, si se prefiere, Branagh pone imágenes a la música de Doyle. El autor de las partituras de Thor, Hamlet, Frankenstein o Enrique V (pero también de obras para otros realizadores, como Régis Wargnier, Robert Altman, Mike Newell, Brian de Palma o Ang Lee) es otro de los invitados del Fimucité. Y sobre música y sobre cine, no podía ser de otra manera, transcurrió esta charla.

-Una de las alianzas más fructíferas de la música para el cine es la suya con Kenneth Branagh. ¿Cómo es trabajar con él?

“Somos amigos desde hace 23 años; formamos un buen equipo. Eso hace que confiemos mucho el uno en el otro y trabajemos a gusto tanto en películas duras de hacer como en otras menos estresantes. Algo esencial es que compartimos el sentido del humor”.

-Precisamente, uno de sus últimos trabajos ha sido el de Thor. ¿De qué manera elaboró esta música para una película de superhéroes que también guarda mucha relación con la mitología?

“Hablamos de un filme que alude a la mitología nórdica y a la celta, y para mí, que procedo de un lugar con influencias celtas, ha sido fascinante. Los críticos dicen que soy un compositor melódico y eso es cierto, pero también intento desenvolverme en otros ámbitos. En Thor se decidió que su tema principal tenía ser fuerte y contemporáneo. Aunque se inspira en el pasado, también es música muy moderna, pues usa todos los registros que se emplean hoy: sonoridad baja, picos altos de trompeta, fanfarria fuerte… Una música muy potente”.

-¿Con qué margen de libertad cuenta al crear una banda sonora?

“Trabajar para la Marvel te obliga a adaptarte a su estilo. Si en McDonalds te piden que les hagas una campaña publicitaria, no cambias la eme de su logotipo. La fuerza de mi trabajo es el sentido melódico y, para salir de la pauta, por tanto, debo usarlo y que se oiga mi propia voz”.

-Hablamos de conciliar creación con un ejercicio de adaptación…

“En Hollywood eres como un sastre: si quieren que cortes y ajustes el traje, has de hacer lo que te pide el cliente. Si no, no duras mucho en el oficio. Por eso, aunque me gusta trabajar para grandes estudios, soy incapaz de hacerlo continuamente. Siempre tengo que alternarlo con un proyecto más independiente, donde tenga mayor libertad”.

-Usted también desarrolla una carrera dentro de la música de concierto. ¿Qué caminos explora?

“Intento hacer otras cosas fuera de las películas, aunque eso no significa que sea más relajante, porque si escribes música para concierto toda la responsabilidad es tuya. Durante dos años, entre filme y filme, compuse un disco para piano que ahora se editará. También grabé en Budapest un álbum, Memorias de América, que resultó todo lo contrario, rápido y divertido. Otra cosa que hice hace muy poco fue una composición para mi amiga Emma Thompson”.

[apunte]

Bernard Herrmann y John Barry

Fimucité se despide hoy en el Auditorio Adán Martín con una gran gala de clausura. La Orquesta Sinfónica de Tenerife, dirigida por Diego Navarro, y el Tenerife Film Choir, al mando de Cristina Farrais, brindan un concierto en torno a la obra de dos de los protagonistas de esta quinta edición: Bernard Herrman, del que ahora se cumple el centenario de su nacimiento, y John Barry, recientemente fallecido.

La velada, que cuenta con el patrocinio del Cabildo, el Gobierno de Canarias y los ayuntamientos de Santa Cruz y La Laguna, comenzará a las 21.00 horas y además contará con sorpresas y novedades, como la inclusión de canciones en directo, a cargo de la soprano Carmen Acosta y la solista Esther Ovejero; la colaboración al saxo de Kike Perdomo o el regreso de los cómicos de El Supositorio, cuya original propuesta se desvelará durante la gala.

[/apunte]