PRINCIPIA > INVESTIGACIÓN

Guanábana, ¿anticancerígeno natural o causante de Parkinson?

Guanabana Parkinson

La fruta tropical guanábana es analizada por su efecto en el cáncer. / DA

TERESA DORN * | SANTA CRUZ DE TENERIFE

En los últimos años se han llevado a cabo numerosos estudios científicos sobre las propiedades anticancerígenas del extracto de la fruta tropical denominada guanábana. Un reciente estudio de la Universidad de Purdue, en Lafayette (Indiana) descubrió que las hojas del árbol de guanábana matan las células de varios tipos de cáncer, en especial de próstata, páncreas y pulmones.

Los compuestos de este árbol demostraron retardar más el crecimiento de las células de cáncer que el producto Adriamycin, una droga quimioterapéutica utilizada en gran parte del mundo para curar el cáncer.

Sin embargo, esos estudios fueron solamente realizados in vitro o in vivo en animales y, por tanto, no existe todavía ningún estudio clínico en humanos.

El principal motivo de la falta de estudios clínicos en humanos es el hecho de que no se puede patentar una planta, lo que lleva a ciertos laboratorios que patrocinan los estudios a concentrar las investigaciones en los principios activos, en lugar de en la propia planta.

Propiedades

La guanábana es una fruta tropical ampliamente distribuida en el mundo, cuyo nombre científico Annona muricata. Su consumo es típico en el Caribe y en África y Asia tropical. Es una fruta estrechamente relacionada con la chirimoya, con un tamaño relativamente grande y una pulpa blanca y muy dulce.

La pulpa de su fruto se ingiere directamente o se emplea para elaborar bebidas, sorbetes o dulces. Sus hojas también sirven para elaborar infusiones.

La guanábana ha sido muy estudiada desde el punto de vista de sus propiedades fitoquímicas y farmacológicas. Ángel Gutiérrez Ravelo, catedrático de Química Orgánica e investigador del Instituto Universitario de Bioorgánica (IUBO) de la Universidad de La Laguna (ULL), asegura que, según los conocimientos científicos publicados, existen datos que muestran la presencia de metabolitos secundarios, también denominados productos naturales, que han mostrado actividad citotóxica, como posible antitumoral, en ensayos in vitro.

Además, apunta que se han demostrado otras actividades de la guanábana como antioxidantes y antiproliferativas, también in vitro, e insecticida, entre otras actividades biológicas. La ingesta de guanábana es compatible con cualquier tratamiento al que esté sometido el paciente de cáncer, mejorando incluso su calidad, puesto que esta fruta aporta excepcionales beneficios para el tratamiento de ciertos tipos de tumores cancerosos.

Todas las partes de la guanábana presentan efectos anticancerígenos: desde sus hojas y su pulpa hasta sus raíces y semillas.

Además se la considera un agente antimicrobial de ancho espectro contra las infecciones bacterianas y por hongos. A esta propiedad se une que esta fruta es eficaz contra los parásitos internos y los gusanos, regula la tensión arterial alta, es antidepresiva, combate la tensión y los desórdenes nerviosos.

Ante estas virtudes, los oncólogos dudan de las propiedades anticancerígenas de la guanábana y apuntan que no hay evidencia científica en pacientes de cáncer, por lo que la medicina científica sigue siendo lo más eficaz, frente estas opciones naturales.

El jefe del Servicio de Oncología y Radioterapia del Hospital Universitario de Canarias (HUC), Claudio Otón Sánchez, asegura que a lo largo de su trayectoria profesional ha oído hablar de centenares de productos milagro que finalmente demuestran no ser tan eficaz como se estipulaba.

“A quienes nos dedicamos a tratar de curar el cáncer nos parecería maravilloso que la guanábana pudiera actuar sobre las células cancerígenas sin afectar a las células normales, pero probablemente éste tampoco sea el definitivo producto milagro que esperamos”, señala Otón.

Apunta que varios pacientes de cáncer a los que trata en su consulta le han comentado que consumen el fruto de la guanábana y se preparan infusiones con sus hojas. “Con estas cosas hay que tener mucho cuidado, porque sustituyen su tratamiento médico convencional, que ha demostrado con evidencia que cura su tumor, por un tratamiento de la medicina natural basado en algo que aún no se ha demostrado en pacientes. Lo peor de todo es que si transcurren meses sin que un paciente tome el tratamiento que los oncólogos le hemos recomendado, su tumor puede volverse incurable”, subraya.

Otón señala que este tipo de opciones naturales ocultan poderosos intereses económicos. “Los pacientes a quienes los oncólogos hemos comentado que su tumor es prácticamente incurable, buscan cualquier remedio alternativo, aunque no se haya probado que funcione. Son capaces de pagar cualquier cantidad de dinero por conseguirlo, y este caso de fruta exótica no es distinto al resto.”

Efectos secundarios

En esa línea, Ángel Gutiérrez Ravelo, investigador del IUBO-ULL, apunta que algunos de los componentes de la guanábana son tóxicos, pudiendo ser responsables directos de casos esporádicos de parkinsonismo atípico.

Por ello, desde este Instituto concluyen que la fruta debe consumirse con moderación, puesto que los casos de Parkinson atípico aparecen en personas que consumen esta fruta como ingrediente principal de sus comidas.

* Reportajes elaborados por la colaboración entre el Aula de Cultura Digital de la Universidad de La Laguna (Acudi) y DIARIO DE AVISOS