X
GÜÍMAR >

Rafael Yanes abre un expediente sancionador a la empresa Aqualia

   

NORBERTO CHIJEB | GÜÍMAR

El alcalde de Güímar, Rafael Yanes,  ha abierto un expediente sancionador a la empresa concesionaria de aguas del municipio, Aqualia, por la mala calidad del agua que existe en la comarca de Agache, donde viven unas tres mil personas. En los últimos días se ha restringido el consumo a los menores de ocho años de las zonas de El Tablado, Chimaje, La Puente y El Escobonal, debido al alto nivel de flúor encontrado, una restricción que continúa activa, tras comprobar la propia empresa suministradora que el nivel de flúor es de 1,7 miligramos por litro, cuando los parámetros legales lo fijan en 1,5 miligramos”. Hace un par de semanas se restringía el consumo para todos los vecinos de esa misma zona debido al alto nivel de turbidez, una situación que ya ha sido solventada.

Dadas estas circunstancias, y teniendo en cuenta que el Pliego de Condiciones Municipal exige a la empresa concesionaria garantizar la máxima calidad química y bacteriológica del agua de consumo a todos los habitantes de Güímar, el alcalde ha decidido expedientar a la empresa Aqualia.

Rafael Yanes insiste en que los responsables de Aqualia están en la obligación de argumentar a qué se debe esta situación y buscar soluciones inmediatas que solventen las dificultades que están teniendo los vecinos afectados. Hace unos días, en este periódico, el alcalde negaba la baja calidad del agua de su pueblo, comentando que “siempre he bebido agua del grifo y presumo de tener una salu de hierro”, manifestó entonces.

Denuncia de AxG

Alternativa por Güímar (AxG), que cuenta con un concejal en el Ayuntamiento, ya denunció a principio de año que en Güímar hay un riesgo de exceso de algunos compuestos como el flúor y una contaminación por nitratos. AxG, que se quejaba en marzo del aumento del 5,5% en el precio del agua, añadía que “en un principio se pensaba que estos niveles elevados de nitratos tenían una relación con la agricultura pero hemos visto que algunas malas prácticas agrícolas ya se han abandonado y los niveles siguen altos, entendiendo que una de las causas de la baja calidad del agua puede ser la falta de una depuradora”.