X
FIESTA EN EL PARQUE MARÍTIMO >

Hotel del pueblo

   

Los adolescentes adoran la actividad de baile. | FRAN PALLERO

VERÓNICA MARTÍN | SANTA CRUZ DE TENERIFE

“Para nosotros es el hotel del pueblo. Tienen sus piscinas, sus hamacas y animación para que se lo pasen bien. A 2,50 la entrada”. Quien dice esto es Ágata González, una mujer capaz de hacer bailar con las canciones más estridentemente de moda hasta a 6.000 personas en el mismo día. Todo en el Parque Marítimo de Santa Cruz de Tenerife que ayer se despidió del mes de julio con un lleno absoluto.

Desde casi la una de la tarde no había ni una hamaca libre y un cartel de sombrillas agotadas recibía a los santacruceros que estaban dispuestos a pasar un día ruidoso y divertido. El Parque Marítimo vive, desde el verano pasado, una verdadera reconversión. Al margen de las dudas legales y las polémicas que han salpicado este centro en los últimos años, a día de hoy es un lugar donde se ha democratizado el acceso al ocio relacionado con el buen tiempo.

Josefa. | F. P.

Me lo paso muy bien con la fiesta pero es caro y hay que mejorar la seguridad”, dice Josefa

“Hace unos años, el Parque Marítimo tenía una cierta mala fama”, reconoce el encargado del mismo, Víctor González y añade que “desde el año pasado estamos trabajando para que esto no sea así. Hemos incrementado mucho en seguridad y, especialmente, en socorristas”. Otra de las grandes novedades y éxito que tuvo en su reapertura del verano pasado, y ha continuado en éste, es el programa de animación. “Siempre hacemos algo para que la gente se lo pase bien”, asegura. Un par de días a la semana ponen hinchables para los más pequeños, hay talleres de marionetas, búsquedas del tesoro…“Eso gusta mucho porque, así, los padres puedes disfrutar un rato mientras los niños hacen estas actividades”, comentan sus responsables.

Priscila y sus amigas. F.P.

Nos lo pasamos genial y por el día, así que podemos venir con los niños”, asegura Priscila

Pero los días grandes está claro que son los fines de semana como la jornada de ayer. Y una de las piezas esenciales de ese éxito está en Ágata que, junto con su compañero Rey, se encarga de hacer bailar a ritmo de aquagym al público. Y, claro, enseguida los visitantes sacan el novelero que llevan dentro y, sin complejos, se ponen a bailar. Lo último, ese tema que dice “la media vuelta, cintura sola” que taladra en el cerebro hasta el lunes a mediodía (al menos). Los adolescentes se lo pasan genial y se pegan unos a otros dejando libres esas hormonas que a algún sitio tienen que ir. Los más mayores tampoco se cortan y, si se cierra los ojos, se podrían trasladar rápidamente a las mejores noches del Carnaval. “Como ya no podemos salir por los niños, venir aquí es como si te fueras de fiesta”, explica Priscila una madre con tres hijos que no para de mover la cadera, la cintura y lo que se tercie junto a sus dos amigas, Omaira (de 24) y Estefanía de 23. Mientras, los niños empiezan a perrear. Un mojito pasa acompañado de otro joven tatuado y una abuela en tanga no deja de sonreír mientras un señor con bermudas (existen pese a la moda) actúa de observador participante. El Parque Marítimo es así (lo de la media vuelta sigue taladrando las cabezas horas después de escucharla).

Nira junto a su hijo pequeño. | F. P.

Es muy cómodo por el pequeño y del mayor (8 años) ni nos tenemos que preocupar”, afirma Nira

Para gente sin complejos ni prejuicios. La monitora, Ágata analiza la fiesta y el entorno del Parque Marítimo. “Aquí se mezcla todo el mundo, desde las clases bajas hasta las altas. Al principio, querían separarlas pero nosotros hacemos que todos se unan y se lo pasen bien”. Además de la fiesta también hay actividades más tranquilas como clases de aerobic en una sala aparte, para quien quera algo más tranquilo. Pero no todo el mundo está conforme, a Nieves (una chica ya de casi 40) la música le parece demasiado alta y Josefa (que viene con sus nietos) critica que no haya suficientes sombrillas ni hamacas y que el precio sea alto. Eso sí mientras, la fiesta continúa. El Hotel del pueblo se llena y el novelero que todos llevan dentro no puede evitar, al menos, mover los pies al ritmo. La media vuelta no sale del cerebro. A bailar, entonces.

[apunte]Más datos

22.000 metros. Más de 22.000 metros cuadrados es la superficie del Parque Marítimo César Manrique en la capital tinerfeña. Cuenta con tres piscinas grandes, solarium y siete zonas de restauración. Los precios son de 2,50 la entrada de los adultos y 1,50 los niños y los bebés entran gratis. Las hamacas, 2,50; y las sombrillas, a 3. Hay precios especiales para mayores y bonos.

Reforma. Recientemente se cerró varios meses para acometer una gran obra de mejora y adaptación del espacio a la normativa. “Ahora, tenemos que vaciar las piscinas con menos frecuencia”, explican.

Personal. Más de 70 personas trabajan en Parque Marítimo, 40 de ellas en mantenimiento y socorrismo y 32 en restauración.

Actividades. Tienen un programa fijo de actividades que van incrementando con otras que van surgiendo, como pro ejemplo “cuando se hizo la Lan Party vinieron unos cuantos disfrazados de la Guerra de la Galaxia”.

Fiestas. Ayer domingo 31 de julio celebraron la fiesta sesentera, con música en vivo, mojitos y cocktails. Hubo hasta concurso de disfraces. Fue todo un éxito.

Actividades. Hay música y baile los jueves y sábados; los martes y sábados los niños pueden disfrutar de los hinchables y los sábados hay karaoke en la zona de la pérgola.