X

Indignad@s de Las Palmas de Gran Canaria no entienden que se actuara “con una violencia que no tenía sentido”

   

EFE | LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

El movimiento “15-M-Indignados” de Las Palmas de Gran Canaria ha denunciado la “violenta carga policial” empleada hoy para desalojar del parque San Telmo a setenta miembros que permanecían acampados, unos hechos en los que han resultado heridas nueve personas, entre ellas una menor.

Así lo ha asegurado un portavoz del movimiento, José González, en una rueda de prensa en la que ha mostrado ocho partes de lesiones de algunos de los indignados desalojados esta madrugada del parque San Telmo, a los que, según dijo, se suma una menor de 16 años que recibió un golpe en el abdomen que le provocó “un vómito de sangre” y que, tras recibir asistencia hospitalaria, ha sido dada de alta.

González aseguró que a las 03.10 horas, setenta efectivos de la Unidad de Intervención Policial de la Policía Nacional y otros tantos efectivos de la Policía Local se personaron en el parque donde acampaban los indignados, que en ese momento dormían en sus tiendas, y les dieron “tres minutos” para que recogieran sus enseres y abandonaran el lugar.

Sin embargo, el portavoz del movimiento 15-M afirmó que antes de que se cumpliera ese plazo, los policías “ocuparon los jardines y empezaron a destrozar las tiendas y a coger los enseres de los acampados y a meterlos en camiones sin que hasta ese momento se hubiera producido ningún tipo de resistencia” por parte de los llamados a desalojar el parque.
González agregó que cuando los indignados pidieron a los policías que estaban al mando del operativo que se identificaran, un miembro de la Unidad de Intervención Policial les informó de que quien lo dirigía era la Policía Local y que la Nacional actuaba “como refuerzo”.

El portavoz del 15-M en Las Palmas de Gran Canaria explicó que, para proteger el puesto de información, que contenía documentación del colectivo y datos personales de los ciudadanos que han colaborado con las iniciativas que ha promovido durante el último mes y medio, los acampados formaron una cadena humana entre los ordenadores y la policía, momento en el que se produjo la “carga violenta”.

Ahí fue cuando los efectivos policiales “desenfundaron sus porras, empujaron y golpearon”, dijo González, quien, no obstante, destacó que los acampados lograron salvar la documentación que pretendían proteger con esa acción de resistencia.

El portavoz del movimiento “15-M. Indignados” informó de que la asamblea convocada para las 19.00 horas será la que decida la continuidad de su presencia en el parque San Telmo y recordó que las iniciativas impulsadas hasta el momento por el colectivo se han desarrollado sin incidentes.

Por ello, consideró que si esta madrugada se hubiera dado tiempo a los acampados para que sacaran sus enseres e información del parque de San Telmo no se hubiera producido “este desagradable atentado a la libertad de expresión y reunión”, que también ha motivado la detención de uno de los miembros del colectivo