X
Por Juan Henríquez >

Indigno diputado

   

Sepa usted, don Ignacio González Santiago, firmante de la carta contra los indignados del 15-M, publicada el pasado miércoles en El Día, que no es usted digno de representar al pueblo canario. Le diré más. Muchos de los votantes de CC se llevaron los dedos a la nariz cuando fueron a depositar el voto en las urnas. ¿Sabe usted por qué? Porque su presencia en la lista desprendía un olor a boñiga insoportable. Y escúcheme con atención: ni su dinero, y mucho menos su nueva condición de aforado, me acojona para devolverle a usted los mismos, pero en su caso merecidos, insultos lanzados sin escrúpulos y faltando el respeto al colectivo del 15-M. Sepa usted que, precisamente políticos de su calaña, son la causa principal de nuestra indignación.

¡Quieto parado!, que de su genio y arrebatos incontrolados saben bastante en su entono familiar y social. Con toda seguridad se estaba usted mirando al espejo cuando llamaba a los del 15-M fracasados, bronquistas, borrachos, drogatas, indigentes o buscavidas; porque de un mísero nivel intelectual no se puede esperar otra cosa que el rebuznar de un burro. Le diré por qué estoy doblemente cabreado, miniatura. Mi hijo es honesto, trabajador y comprometido contra la injusticia social. Pertenece desde el primer momento al movimiento del 15-M, y no me sale de los h… que usted lo insulte alegremente y sin causa que lo justifique. Y qué coño, porque también el que suscribe está indignado, por muchas razones, pero la principal es que hable en nombre del pueblo que no lo votó a usted, sino a la candidatura en la que usted adquirió un puesto.

Insultando a los indignados del 15-M lo que usted persigue es quedar bien ante sus lacayos de obediencia alimentaria, pero en realidad su propósito final es darle rienda suelta al fascista solapado que lleva dentro, que jamás abandonará. Por eso odia usted al colectivo-movimiento del 15-M, a los indignados, porque es consciente de que individuos de su estirpe, en el caso de triunfar las tesis de la rebeldía, desaparecen de la política activa. ¿Qué sería de usted si en lugar de comprar un puesto en una candidatura electoral tuviera que enfrentarse en listas abiertas? Se lo digo: ni los suyos le votarían.

¿Sabe cuál es su mérito político? Confeccionar un traje a su medida, el IMAS, desde el que montó su particular trampolín para acceder a la política regional. Lo dije en su día, y lo mantengo hoy: nombrarlo a usted al frente de asuntos sociales fue como elegir al lobo para que cuidase de las gallinas. Eso explica que todo el presupuesto del que disponía se invirtiera en sueldos de enchufados y publicidad, en lugar de apoyar a las familias necesitadas, y que todavía esperan ver cumplidas sus promesas; ¡mejor que hagan cola!

La última. Ni con todo el dinero del mundo compra usted el nivel intelectual que necesita, y mucho menos la personalidad que se requiere para insultar al movimiento del 15-M. Es usted un rufián de la política fabricado a golpe de chequera. Cada diez españoles, dos están en contra de los indignados: usted es uno de ellos. ¡Fuera!

juanguanche@telefonica.net