X
Por Raquel Lucía Pérez Brito* >

Insuficiente

   

No nos engañemos, la euforia del jueves pasado y la contención de los mercados de los días siguientes, no se mantendrá. Europa no puede seguir con las mismas estructuras y mecanismos de control con los que cuenta por mucho mas tiempo. Es evidente que el sistema no ha funcionado correctamente en épocas de crisis.
El llamado Plan Marshall para Grecia, no resuelve los problemas de Europa, simplemente los pospone. El acuerdo alcanzado por el eurogrupo, para flexibilizar las condiciones de los préstamos a Grecia, es insuficiente. Se asume un “default” selectivo del país y, aunque los acreedores privados lo hayan aceptado “voluntariamente”, esta situación no aclara el futuro de Grecia. En mi opinión, en estas próximas semanas, tienen que seguir avanzando hasta alcanzar acuerdos eficientes. Una vez que se ha aceptado que hay que reestructurar ordenadamente la deuda periférica y se ha comenzado por Grecia, el siguiente paso es sustituir los bonos nacionales por bonos europeos con tipos de interés bajos para toda la eurozona. Al mismo tiempo, hay que impulsar medidas que conlleven el crecimiento de los países que están con dificultad, no solo en Grecia, cumplir los compromisos de control del gasto, reducir el déficit público y por último consolidar una política fiscal unificadora. Si los líderes europeos no son capaces de llegar a un acuerdo para resolver nuestros problemas, vendrán de fuera a resolverlos por la vía de los hechos consumados. China ha comprado, poco a poco, las deudas soberanas de los países más débiles y lo seguirá haciendo, tal y como afirmó, Zhou Xiaochu, Gobernador del Banco Popular (central) Chino, al conocer el acuerdo del segundo rescate de Grecia: “el mercado financiero europeo ha sido, es y será uno de los principales mercados de inversión China”. Al país asiático no le conviene un descalabro europeo, le interesa seguir produciendo a costes bajos y vendiendo en euros, el negocio es perfecto. A pesar de las muchas presiones que han recibido, tienen claro que no van a apreciar su moneda, excepto cuando ellos lo decidan. El mercado europeo es una buena plaza para vender sus productos sin importarles, las consecuencias que de ello se derivan. Son muchas las empresas que se han visto en la necesidad de cerrar, por no  poder ser competitivos con los asiáticos. No en vano, en muchas ocasiones se ha denunciado que el gobierno chino permite hacer “dumping” en el resto de economías, no solo europeas, sino también en Norteamérica y Suramérica. Y esta situación, China va adquiriendo un posicionamiento en Europa, que lejos de frenarse, se incrementa cada día y mas aún si terminara convirtiéndose en nuestro principal acreedor. Pero aún con todo, nos alegramos de que, al menos China, mantenga el apoyo en la deuda soberana de los países europeos de la periferia.

Las autoridades europeas deben seguir trabajando hasta conseguir un acuerdo político que nos lleve por otro camino muy distinto al actual para no quedarnos condenados a aceptar las reglas del juego que impongan otros de fuera. Las medidas actuales son insuficientes, para construir una Europa mas fuerte.

* Economista, abogada y politóloga
Twitter @errelu