X
XIX UNIVERSIDAD DE VERANO DE ADEJE >

La abogada Cristina Almeida pide ejemplaridad a los cargos públicos

   

JOSÉ L. CONDE | ADEJE

La abogada, política y defensora de los Derechos Humanos, Cristin Almeida, ha vuelto a la Universidad de Verano de Adeje. En esta ocasión le tocó disertar sobre la “La Ciudadanía en la sociedad del siglo XXI”. Durante su alocución se refirió con amenidad y con numerosas anécdotas a etapas que ha vivido que van desde “la represión, la transición y el descaro”, y dijo que actualmente da conferencias porque “me parece que las cosas que no se enseñan no se aprenden”.

Esta abogada, defensora de muchos presos políticos, relató las numerosas dificultades que tuvo que sortear para dedicarse a su profesión en un momento en que era necesario contar con el permiso del marido para realizar cualquier acto jurídico. “Era una vergüenza”, pero una vez que obtuvo los papeles ejerció su compromiso con las leyes.

Sobre la violencia contra las mujeres dijo que se ha ido incrementado y que en estos momentos hay datos reveladores de que se empieza cada vez más joven. En este sentido indicó que hay niñas que son raptadas por niños, que no las dejan salir con los amigos, etcétera. “Hay un sentido de entreguismo en el amor”, pero se quiere más cuando más te respetan. “Hay que poner fin a la transmisión de valores de posesión, que en los jóvenes es fácil sentirse atrapado, porque en el fondo generan violencia”, afirmó a este periódico la abogada.

Interrogada sobre los últimos escándalos provocados por Dominique Strauss-Kahn, ex director del Fondo Monetario Internacional, señaló que no le merece ningún respeto que personas que ocupen un cargo de importancia puedan caer en algo tan simple como tener una relación, consentida o no, en un hotel. “Yo hablo del respeto a la decencia”, sentenció.

Cristina Almeida afirmó desconocer los detalles del caso del presidente del Cabildo de La Gomera, Casimiro Curbelo, que fue detenido junto a su hijo, tras un altercado en un bar nocturno de Madrid, pero que a los políticos se les exige “un comportamiento que requiere una ejemplaridad”.

La abogada también habló sobre los celos durante su intervención para decir que “España no es el país donde más se mata en las relaciones entre pareja, sino que es Finlandia. Sin embargo, registra más mortandad cuando la mujer intenta separarse y entonces es cuanto te persiguen a muerte”.

Invitó a las mujeres a que denuncien en Comisaría cuando sufran malos tratos que ahora si hay condenas y se cuenta con las armas necesarias para defender la desigualdad, que es la que “genera violencia”. Con la igualdad jurídica se consigue “la igualdad real y efectiva”.

Almeida fue crítica con aquellas personas que se oponen a la ley de Ciudadanía. “Si alguien tiene miedo a la democracia y a la libertad es que no saben tener esos derechos. La ciudadanía, el respeto, la tolerancia son valores de la vida”, defendió.

“Los hombres se tienen que quitar privilegios de la cabeza y las mujeres también”, dijo en relación al cliché de que los varones en casa no saben hacer ninguna labor y entonces la mujer se encarga de todo el trabajo, en clara invitación a que incluyeran estas asignaturas en Ciudadanía.

Cristina Almeida, que lleva más de 43 años ejerciendo la abogacía, defendió el derecho de la mujer a decidir si aborta o no en un mundo hipócrita. Lo normal en el caso de las jóvenes es que informen a sus padres, pero a veces el problema son precisamente los progenitores, señaló.

Durante la conferencia, Almeida también tuvo un momento para recordar a sus compañeros abogados laboralistas de Atocha, que fueron vilmente asesinados a sangre fría.