X

La Comisión Europea autoriza la prórroga de las ayudas al AIEM hasta 2013

   

EUROPAPRESS | BRUSELAS

La Dirección General de Competencia de la Comisión Europea ha notificado a la Representación Permanente de España ante la Unión Europea su decisión de no plantear objeciones a la prórroga del régimen de ayudas existente sobre exenciones totales y reducciones en el pago del Arbitrio sobre las Importaciones y Entregas de Mercancías (AIEM), cuyo propósito es favorecer a determinados productos que se producen localmente en Canarias.

Según ha informado el Gobierno canario, la decisión de la Comisión es un paso previo a la remisión de la propuesta de prórroga al Consejo de Ministros, que es el último órgano de decisión en el trámite para variar la fecha de extinción de las ayudas al AIEM desde el 31 de diciembre de 2011, al 31 de diciembre de 2013.

La Comisión ha entendido, según la nota, los argumentos defendidos desde el Archipiélago en referencia a la necesidad de mantener las medidas de protección a la producción industrial canaria, sobre todo en un periodo en el que la situación internacional ha mostrado la elevada exposición de la economía canaria al sector turístico y la necesidad de continuar las políticas de diversificación de los sectores productivos.

El organismo europeo recalca en su notificación que la autorización de prórroga depende en última instancia del Consejo y que las fechas de vigencia de las ayudas son el único parámetro del AIEM que se modificará, mientras que se mantienen igual el listado de productos que se pueden beneficiar de ellas.

El consejero de Economía y Hacienda en funciones del Gobierno de Canarias, Jorge Rodríguez, consideró “muy positiva” la Decisión de la Comisión y emplazó a todas las instituciones canarias y españolas con competencias económicas a seguir trabajando en “la consolidación y mejora de las herramientas del REF”, con el objetivo de que se logren incentivos económicos “permanentes o, al menos, con la mayor extensión posible”, para un territorio que siempre estará “aislado, fragmentado y con un mercado local reducido”, como han reconocido las propias autoridades europeas en numerosas ocasiones.