X
santa cruz >

La denuncia vecinal, clave para detener a los ‘gorrillas’

   

DIARIO DE AVISOS | SANTA CRUZ DE TENERIFE

Cada vez es más frecuente la presencia de aparcacoches, -también popularmente conocidos como gorrillas- aquellas personas que piden dinero a cambio de vigilar el vehículo en aparcamientos públicos. Normalmente solares municipales o amplios espacios son utilizados por estas personas que en ocasiones casi intimidatorias obligan casi a abonar una pequeña cuantía por utilizar un espacio que es de ámbito público.

Pese a ello, según señalan fuentes de la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife las denuncias de los propios vecinos y usuarios de estos espacios son clave a la hora de que este cuerpo de seguridad desarticule esta actividad ilegal. De hecho, el último incidente conocido tuvo lugar hace unos días, en la zona del parking público que se encuentra próximo al Hospital Universitario de Nuestra Señora de La Candelaria (Hunsc).

Según consta en las diligencias policiales se identificó a 6 personas, de edades comprendidas entre los 59 y los 33 años que se dedicaban a realizar labores de aparcacoches en esa zona y que presuntamente amenazaban a los conductores. Los policías actuaron ante varias denuncias verbales de usuarios de este centro hospitalario quienes explicaron las intimidaciones que realizaban estas personas cuando pretendían estacionar en ese aparcamiento.

Ordenanzas

Pese a la proliferación de esta actividad ilegal, que en la capital no solo se concentra en el aparcamiento del Hunsc sino que una gran cantidad de parcelas también acogen la figura del vigilante, las ordenanzas municipales no recogen ningún punto concreto sobre este apartado. Aún así, hay varios aspectos de la ordenanza municipal de policía y buen gobierno a la que se puede acoger las fuerzas de seguridad para limitar esta actividad. Así, por ejemplo, uno de los artículos a los que se puede acudir es el que prohíbe el ejercicio de la mendicidad pública en el término municipal, algo a lo que se puede agarrar esta actividad o el uso de espacio público para una actividad sin la licencia pertinente.