X

La dignidad de los más vulnerables

   
Dindinge

La exposición es fruto de cinco viajes realizados a Gambia entre los años 1998 y 2000. / ALEJANDRO DELGADO

SANTIAGO TOSTE | SANTA CRUZ DE TENERIFE

“Esta exposición surge a partir de diversos viajes que realicé a Gambia; y de la fascinación que me produjeron sus gentes, niños y mayores que en un mundo de precariedad, de carencias y dificultades, saben mantener a toda costa su dignidad, su sonrisa”. Quien esto afirma es Alejandro Delgado, quien desde ayer presenta en el antiguo convento de Santo Domingo, en La Laguna, Dindingé, Gambia: tan cerca, tan lejos, un conjunto de 33 imágenes tomadas a lo largo de cinco viajes que hizo al país africano entre los años 1998 y 2000.

Delgado detalla a este periódico que uno de los puntos de partida que dio forma a este proyecto (que podrá visitarse hasta el 29 de agosto; de lunes a viernes, de 10.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.00 horas, y los sábados, de 10.00 a 14.00 horas) fue la fascinación que le produjeron los niños de la calle en la capital gambiana, Banjul. “Son chavales muy alegres -expone-, que se divierten con cualquier cosa. Recuerdo que un día estaba bebiendo agua y aguardaban a que me acabase la botella para poder ponerse a jugar con ella”.

Delgado también menciona el fuerte contraste entre la actitud de las gentes de la capital con las que residen en los pueblos del interior. “En el primer caso, donde la religión islámica se vive de una forma muy estricta -apunta Delgado-, era frecuente que evitasen las fotografías, por lo que debía ponerme la cámara a la cintura e ir tomando imágenes sin ningún tipo de enfoque previo”.

Otro de los aspectos en los que fijó Alejandro Delgado su mirada fue el de los mercados al aire libre. “Contemplar el más importante de Banjul, el de Albert, es todo espectáculo de bullicio durante las 24 horas del día, con multitud de puestos y gentes que compran y venden desde alimentos a las cosas más insospechadas”.

Pero este itinerario que formula Delgado por el presente de Gambia, se detiene asimismo en el pasado. La propuesta que ahora presenta en el antiguo convento de Santo Domingo abarca así las construcciones que servían para almacenar a seres humanos. “La isla James, en el río Gambia -expone- llegó a ser uno de los centros más importantes de toda África en el comercio de esclavos, capturados en Gambia y Senegal, y aún resulta impactante observar las condiciones en que estas personas eran hacinadas para su posterior venta”. En 2003 la Unesco declaró a este enclave Patrimonio de la Humanidad.

En el tríptico anunciador de la muestra figura un texto, que firma Rosa Suárez Vera, donde apunta que el fotógrafo brinda con su obra “relatos auténticos sin desesperación ni vértigo, sin ánimo de soslayar que existe una manera de nombrar la verdad usando la estrategia locuaz de belleza”. Y es que de eso, justamente, trata Dindingé: un viaje a la belleza guiados por la verdad.