X
NORTE >

La papa bonita auna esfuerzos

   

LUIS F. FEBLES | LOS REALEJOS

El valor patrimonial que la papa bonita supone para los canarios está fuera de toda duda, al igual que sus beneficios nutricionales y su inconfundible sabor.

Fue en aquel remoto año 1622, cuando Juan Bautista de Castro trajo de Perú este tubérculo y mandó a sembrar en sus tierras de Icod el Alto el prestigioso cultivo, que a la postre, se extendería por toda Canarias. En la actualidad en Icod el Alto hay un buen número de variedades que se podrían considerar antiguas, de gran valor patrimonial y gastronómico. Papas bonitas coloradas, blancas, llagadas, ojo de perdiz y negras, azucenas blancas y negras, además de otras variedades que, aunque actualmente no se cultiven debido al escaso interés comercial, no dejan de tener su importancia: colorada de baga, pelucas o borrallas, entre otras variedades.

Aunque no pase por su mejor momento, entre otras cosas por la crisis de venta que sufre la papa y los devastadores efectos de la polilla guatemalteca, por parte de las instituciones se quiere proteger y promocionar el consumo de este tubérculo y por ello el Cabildo de Tenerife organiza del 2 al 30 de julio el Mes de la papa bonita. En la campaña se incluyen distintas actividades en los municipios de La Orotava, Los Realejos y Puerto de la Cruz con el objetivo de poner en valor las variedades locales de papa y potenciar su comercialización. El interés y la pasión por este ancestral cultivo se ha visto materializado en la creación de la Asociación de cosecheros de papa bonita y cultivos tradicionales de Icod el Alto La Papa Bonita, fundada en 2010 a raíz de una mala cosecha y ante la cual, los agricultores tomaron conciencia de lo que supondría la pérdida de la semilla. Por ello, crearon la asociación para salvar la papa bonita y otros productos tradicionales a los que les está sucediendo lo mismo. Los objetivos de esta asociación, que preside Vicente Anatolio Luis, son principalmente: el desarrollo de este cultivo tradicional, la práctica de una agricultura integrada, y la realización de jornadas y catas de promoción. En Icod el Alto las papas bonitas se cultivan en régimen de secano, por lo que al depender de las condiciones climáticas las producciones varían de un año para otro de manera considerable.

Estas papas se siembran en enero y el ciclo de cultivo es de 5 a 6 meses, cosechándose durante el mes de julio. Por su sensibilidad a los productos fitosanitarios y a sus constantes labores durante el cultivo, la producción de este tubérculo lleva aparejado mucha más dedicación que otras variedades gastronómicas.

Talleres y degustaciones

Dentro de las actividades organizadas en el Mes de la papa bonita, el Ayuntamiento de Los Realejos se sumó a esta iniciativa, con la presencia de miembros del Consistorio en el Hotel Rural Bentor del municipio, para presenciar un taller de reconocimiento de variedades de la papa bonita y posteriormente un show cooking. La demostración gastronómica corrió a cargo de los chef realejeros Jesús González , Pedro Rodríguez Dios , Adrian Bruins y Tamara Barroso.

El taller inicial lo realizó el director del Centro de Conservación de la Biodiversidad Agrícola de Tenerife, Domingo Ríos Mesa. Esta actividad estuvo días atrás igualmente impartida en la Casa de la Cultura del municipio de Los Realejos y acompañada en ese caso con la presentación oficial de la Asociación de Cosecheros de Papa Bonita y Cultivos Tradicionales de Icod el Alto La Papa Bonita.