X
ECONOMÍA >

La prima de riesgo afecta a todos

   

YAZMINA ROZAS | SANTA CRUZ DE TENERIFE

La economía española y europea han vivido una semana convulsa en la que la prima de riesgo se ha convertido en la gran protagonista de los mercados financieros. Un dato que, aunque pueda parecer lejano y uno más entre la marabunta de conceptos económicos, tiene una gran importancia y está estrechamente ligado, aunque sea de manera indirecta, con la economía del día a día de empresas y familias.

Cuando un país necesita dinero acude a los mercados a pedirlo a través de la venta de bonos, que tienen un tipo de interés. Si los mercados consideran que prestar dinero a ese país supone un alto riesgo, de que no lo pueda devolver por su mala situación económica, esos tipos de interés aumentan.

La prima de riesgo es un indicador que mide ese aumento de los tipos de interés. Se mide con respecto al bono alemán a diez años, que es el que más seguridad ofrece en Europa. Si la prima de riesgo de un país aumenta, eso quiere decir que los mercados entienden que dicho estado tiene más dificultades para devolver esos préstamos, con lo que el país tendrá que pagar mayores intereses y eso repercute sobre su deuda y tiene un impacto sobre la economía.

Durante toda esta pasada semana, la prima de riesgo de España ha estado por encima de los 300 puntos básicos, llegando a alcanzar cifras históricas de 380, aunque lejos aún de los más de 600 puntos de Portugal o los 1.000 de Grecia.

Que la prima de riesgo suba tiene varios riesgos importantes. El más directo es que se corre el peligro de que no haya quien quiera prestar dinero a ese país o que lo preste a un tipo de interés muy alto. “Si la tasa de crecimiento de la economía española fuera alta, esto no sería tan importante porque la propia economía generaría recursos para devolver ese dinero, pero como es muy baja el país no va a poder generarlos por sí mismo”, explicó el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de La Laguna (ULL) José Luis Rivero.

Al subir los tipos de interés, el país tiene que destinar más dinero a pagar esos préstamos, lo que significa que tendrá menos capacidad para invertir en otros puntos. “Lo asumen los estados pero al final lo pagamos todos porque cuanta más deuda tengan más tienen que destinar de sus presupuestos a pagarla y, por lo tanto, al final les quedará menos para poder aplicarlo en educación, sanidad, proyectos de inversión, etc.”, afirmó la directora del Servicio de Estudios Económicos de la Cámara de Comercio tinerfeña, Lola Pérez.

Gráfica que ilustra la subida de la prima de riesgo española durante la jornada del pasado lunes. / EFE

Menos crédito

En esta línea, el catedrático de Economía Aplicada de la ULL José Ángel Rodríguez señaló que afecta “a todo lo que son bienes y servicios públicos”, como, entre otros, el sueldo de los funcionarios, el número de plazas públicas o la inversión en proyectos.

Rodríguez indicó, además, que la subida de la prima de riesgo también provoca que sea aún más difícil conseguir un crédito por parte de las entidades financieras, porque las comisiones serán más altas y los bancos y cajas serán más selectivos en la concesión de los mismos para asegurarse que puedan ser devueltos. Además, las entidades tendrían que conseguir mayores provisiones para hacer frente a posibles pérdidas, lo que reduce también el crédito.

A todo esto hay que añadir la incertidumbre que genera esta volatilidad de los mercados, lo que genera desconfianza y retrae la inversión y el consumo.

Para Lola Pérez un aumento continuado de la prima de riesgo española “estrangula el crecimiento y retrasa la velocidad de recuperación de la crisis”.

Rivero atribuye parte de la convulsión de los mercados de la pasada semana a los especuladores, que se aprovechan de las debilidades de las economías española y europea. Unas debilidades que vinieron marcadas en días anteriores por la falta de contundencia y rapidez a la hora de abordar el problema de Grecia, la rebaja de las agencias de calificación a la deuda varios países o el retraso en la celebración de una cumbre extraordinaria para tratar esta crisis, entre otros puntos.

Habrá que ver ahora como se desarrolla esta semana que acaba de comenzar.

[apunte]Los expertos coinciden en que es “muy difícil” que España llegue a ser rescatada

Los tres expertos económicos coincidieron en su valoración de que es “muy difícil” que España llegue a la situación de necesitar ser rescatada, como ha sucedido con otros países de la Unión Europea (UE). También descartaron que Italia llegue al extremo de un rescate.

Lola Pérez indicó que España no puede ser rescatada por el peso tan importante que tiene dentro de la economía de la UE. “No habría dinero para rescatar al país”, enfatizó

En esta línea, el catedrático José Luis Rivero señaló que las economías española e italiana son “tan grandes” dentro de Europa que sería una “catástrofe”, algo que la UE “nunca dejará que pase”.

Rivero indicó que el diferencial de España es grande pero que aún está muy lejos de los más de 600 que registró Portugal o los 1.000 de Grecia, y destacó que la economía española tiene mayor capacidad de crecimiento que la de estos países que fueron rescatados.

El catedrático José Ángel Rodríguez estuvo de acuerdo también en que ni España ni Italia llegarán a ser rescatadas pero destacó que esta crisis, que comenzó en países con economías más pequeñas como Grecia, Irlanda o Portugal; está ascendiendo a los primeros puestos del ranking europeo. España e Italia ocupan, respectivamente, el quinto y cuarto lugar.[/apunte]