X
ECONOMÍA >

La prima de riesgo se dispara a tres días de la cumbre europea

   

AGENCIAS | MADRID

La prima de riesgo volvió ayer a dispararse a tres días de la celebración de la cumbre europea para tratar la crisis del euro. En este contexto de grandes presiones sobre el mercado de deuda soberana, el Tesoro Público espera captar esta semana hasta 7.250 millones de euros en letras y obligaciones.

La prima de riesgo española subió ayer hasta los 366 puntos básicos, con lo que volvió a superar el máximo registrado al cierre de la sesión desde la entrada en el euro, mientras que la rentabilidad del bono a diez años también se incrementó hasta el 6,31%, su mayor nivel desde agosto de 1997. Una jornada en la que la bolsa española registró una nueva caída, del 1,44%.

Tal y como señaló la analista de Renta 4 Nuria Álvarez, “en los mercados de valores, están cotizando las dudas respecto a los países periféricos en estos momentos”, por lo que descartó que los resultados de los test de estrés hayan tenido alguna influencia sobre lo ocurrido hoy en el parqué madrileño.

En este contexto, la zona euro trabaja contrarreloj en el diseño del segundo rescate griego para contar con una señal clara que enviar a los mercados, que no cesan en su presión, durante la cumbre de líderes del próximo jueves en Bruselas.

El Gobierno alemán afirma que está trabajando “con todas sus fuerzas” en el desarrollo del segundo plan de ayuda a Atenas y asegura que se situará “claramente del lado de Europa” cuando llegue el momento de adoptar decisiones, según explicó ayer el ministro germano de Exteriores, Guido Westerwelle, en la capital europea.

Sin embargo, el portavoz del Ejecutivo alemán, Steffen Seibert, rebajó cualquier gran expectativa creadas en torno a la cita al considerar que la cumbre no aportará una solución para todos los problemas.

Un grupo liderado por Alemania, Holanda y Finlandia desea obtener una “sustancial” contribución de los bancos, a la que se oponen el Banco Central Europea (BCE) y otros países como España, ante el temor de que se perciba como un impago parcial de la deuda helena y aliente una mayor desconfianza de los mercados.

Deuda griega

El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, volvió a advertir a los líderes de la eurozona que no aceptará deuda griega como aval en las operaciones de refinanciación de la banca helena en caso de que se produzca una declaración de impago total o parcial. Esta advertencia es muy importante, pues obligaría a diseñar herramientas para mantener el sistema bancario heleno a flote sin el apoyo del BCE, lo que podría arruinar el efecto perseguido con la integración del sector privado en el rescate, que es reducir la contribución de los estados.

Concretamente, la zona euro trabaja ahora sobre dos aspectos: un abaratamiento de los tipos de interés en los préstamos a los países rescatados para afianzar la viabilidad de su deuda y un programa de recompra de bonos para Grecia, visto con buenos ojos por el BCE.

En medio de esta situación de presión de los mercados a la espera de una decisión sobre el segundo rescate a Grecia, El Tesoro Público espera captar esta semana hasta 7.250 millones de euros en sendas emisiones de letras y obligaciones. En la primera puja, que se celebra hoy, el Tesoro intentará captar entre 3.500 y 4.500 millones.

La anterior subasta de letras a este plazo, que tuvo lugar en junio, se cerró con la colocación de 5.417,74 millones de euros a intereses más altos que en anterior pujas, del 2,728 % para las letras a un año y del 3,299 % para las de un año y medio.