X
EDITORIAL >

Las cuentas más duras

   

El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, se enfrenta a uno de los retos más difíciles de toda su carrera política: administrar las miserias de unas escuálidas cuentas autonómicas sin tocar los servicios esenciales (educación, sanidad, asistencia social). Además, ya se ha declarado contrario a una subida de impuestos, ni siquiera el tabaco, los combustibles o el IGIC, probablemente porque con ello daría más liquidez a cabildos y ayuntamientos (habrá que acudir al rescate de alguno de ellos, por cierto) que a la propia caja autonómica.

No será tarea sencilla. Rivero ya ha hecho una llamada a la austeridad. También ha aventurado una modificación de la ley de sedes que, en una etapa frentista entre ambas capitales obligó a los padres de la autonomía a instalar por duplicado todo tipo de recursos. No ha hablado el presidente, ni su consejero Francisco Hernández Spínola del futuro de los más de 62.000 empleados públicos a su cargo, de si habrá jubilaciones anticipadas, freno a nuevas contrataciones o despidos. La negociación de los Presupuestos Generales del Estado que ahora se inicia dará una pista de la que nos espera.

La nueva consejera nacionalista de Sanidad, Brígida Mendoza, ya se ha apresurado a hacer suyas las palabras de su antecesora del PP, Mercedes Roldós, y ha reivindicando una deuda de más de 1.400 millones. Pero el Estado no tiene ahora manera de entregarle esa cantidad. Los expertos consideran que no existe la cuadratura del círculo: habrá recortes en sanidad y educación, como los hubo ahora, tras un tijeretazo de más de 1.000 millones que obligó a ahorrar hasta en alimentos de los hospitales, se cerraron plantas enteras, se retrasaron las listas de espera, se dejó de nombrar profesores sustitutos y, en ocasiones, se hacinaron niños en las aulas durante meses. Tocar un 1 ó 2% estos departamentos supone un importantísimo ahorro de millones. Habrá que dar una solución a proveedores al límite porque las administraciones no les abonan lo que les deben. Hay margen para otras medidas. Por ejemplo, subir impuestos a las rentas más altas, activar el impuesto sobre sucesiones y donaciones o gestionar mejor el cobro de impuestos. La clave, la salida a las cuentas de este año, podría pasar por aumentar el endeudamiento.

Canarias fue de las administraciones más aplicadas en el control de la deuda, como destacó el Ministerio que dirige Elena Salgado. Ahora puede haber llegado el momento de atender a uno de sus mejores alumnos, que hizo los ajustes, y le permita endeudarse. Existe la posibilidad de materializar deuda pública vía RIC. Para ello, a CC y PSOE les esperan largas y tensas reuniones, aquí y en Madrid. El escenario de las Generales no ayuda.

[apunte] Terrorismo e islamismo

Apesar de la inicial prudencia, a primera hora de la tarde los medios creyeron como cierta la reivindicación de un supuesto grupo islamista radical como autor de la masacre de Noruega. Bastó que The New York Times la difundiera para darlo todos, incluidos nosotros. Al final nada tenía que ver. Los atentados a las torres gemelas golpearon también las cabezas de los occidentales, desde ese momento, más vulnerables. El islam de Alá el misericordioso, como el cristianismo del amor al prójimo de Jesús, es una religión universal de amor y tolerancia, recuerda el profesor brasileño Helio Jaguaribe, quien añade: “Al igual que el cristianismo, también tiene una dilatada historia en el uso de la violencia”. Para acabar con esta situación de terror mundial hay que crear condiciones que no lleven a importantes sectores del islam al radicalismo: 1) modernizar el islam; 2) invertir en educación y el desarrollo; y 3) acabar con la injusticia y humillación de significativos grupos humanos, como es el caso de los palestinos. Sólo el islam, insiste Jaguaribe, puede contener el terrorismo islámico y solo mediante la educación y el desarrollo del pueblo y la institución de una democracia islámica, que permita progresos graduales, ese objetivo puede ser alcanzado. Acabar con el binomio terrorismo-islamismo es, pues, cuestión de todos.[/apunte]