X
INVESTIGACIÓN >

Las lapas abren una nueva ventana a la prehistoria insular

   

El arqueólogo Jorge Pais acompañó a la bióloga Yurena Yanes a varios concheros en la costa de Mazo. | DA

DAVID SANZ | SANTA CRUZ DE LA PALMA

El estudio del pasado aborigen de La Palma ha avanzado considerablemente en los últimos años, si bien en estos momentos se ha abierto “una nueva ventana que puede arrojar mucha luz sobre nuestra prehistoria”. Así se expresó el arqueólogo Jorge Pais, quien junto con la bióloga Yurena Yanes López, van a estudiar las conchas de las lapas, que en La Palma no han sido prácticamente investigadas pero que pueden arrojar abundante información sobre la prehistoria.

“Estudiaremos la composición química de la concha de estas lapas y eso nos va a permitir extraer información climática de las condiciones que dominaban cuando los aborígenes vivían en la Isla”, explicó Yanes López, quien hasta ahora ha centrado su investigación sobre todo en los caracoles terrestres fósiles de las islas orientales. No obstante, no será la primera vez que trabaje con moluscos marinos, si bien estos procedán de yacimientos paleontológicos más antiguos al poblamiento de las Islas.

Esta prestigiosa bióloga canaria, que ha realizado proyectos de investigación en Virginia Tech, The University of Georgia y Southern Methodist University (Dallas, Texas), y ha sido invitada por la Universidad de Tübingen (Alemania) para impartir la ponencia inaugural del Congreso Internacional de tafonomía y fosilización Taphos 2011, explica que la concha “al ser de carbonato cálcico tiene un alto potencial de preservación, mientras que los tejidos blandos se destruyen muy rápidamente en el tiempo”. De ahí la importancia de estos estudios malacológicos, al conservar las lapas una milenaria memoria.
Asimismo, valoró que en La Palma existen concheros “en muy buenas condiciones de conservación”. De hecho, en su reciente visita a la Isla, donde impartió una conferencia en el Museo Benahoarita, aprovechó para visitar con Jorge Pais algunos concheros del litoral.

Uno de los retos que afronta esta investigación es tratar de desvelar si ocurrió o no un fenómeno de cambio climático hace unos mil años y que, pese a que se especula sobre su existencia, no se ha podido confirmar. Yurena Yanes explicó que en los estudios arqueológicos “han observado que hay un registro de lapas con una continuidad temporal de al menos unos 900 años y parece ser que a lo largo de ese período existe un cambio brusco, porque el tipo de restos que se preserva es diferente y se preguntan si tiene que ver con un cambio climático”.