X
ECONOMÍA >

Las papas tocan fondo hacia la ruina

   

ESTEBAN ARMAS | LA OROTAVA

Los agricultores esperan que el problema no se agrave y que la comisión negociadora, que se ha constituido recientemente entre productores, operadores comerciales y administración, comience a dar sus frutos. Por el momento se aprecia un ligero repunte en los bajos precios, que solo en algunos casos se aproximan a los costes de producción: entre 35 y 45 céntimos el kilo.

El incremento de la producción, que, en esta campaña, ha llegado a superar el 20%, debido fundamentalmente a la recuperación del cultivo en muchas parcelas que permanecían abandonadas, junto a la importación que algunos operadores han mantenido, ha llevado al sector a una situación insostenible.

La cooperativa de Benijos tiene cubierta su capacidad de almacenamiento, 4,5 millones de kilos, y en esa misma situación se encuentra el resto de las entidades cooperativas, que reciben constantemente la solicitud de agricultores, a nivel particular, y de otras entidades para contener la oferta a la espera de que la situación se reconduzca.

Octavio Donis, presidente de la cooperativa Benijos, resume la situación señalando que los productores, para percibir un euro, han tenido que malvender o regalar cuatro kilos de papas. “Los precios difícilmente superan los 25 céntimos el kilo, así que el sector es el que está subvencionando el mercado, y eso lo debe saber el consumidor”.

No es justo, continuó, que se den estos desequilibrios, que no benefician sino a los que están en medio de esa cadena. Hay algunos operadores, muy pocos, afortunadamente, que no están dando la talla, pues, conociendo lo que pasa, continúan con su estrategia de adquirir papas en el Reino Unido o Irlanda, sin importarles lo que pasa. “Ni siquiera muestran una posición de unidad con los otros operadores, que han dado muestras de colaborar, para que juntos podamos superar esta situación. Todos tenemos que poner de nuestra parte pues es inconcebible que con el paso de los años no hayamos podido establecer un equilibrio y garantizar un mínimo de protección a la producción local.”