X
sociedad >

Lo desalojan a las once y reaparece en la casa okupada tras ocho horas

   

Maca y dos agentes junto al inmueble en cuestión, al que sólo corresponde la puerta abierta. / MARTA PLASENCIA

TINERFE FUMERO | SANTA CRUZ DE TENERIFE

Efectivos del Cuerpo Nacional de Policía desalojaron ayer a un maliense afincado desde hace años en Canarias llamado Maca de un inmueble que había okupado en la prolongación de la santacrucera calle de Salamanca. El desalojo, que fue plenamente pacífico y contó con la total colaboración del afectado, se produjo poco después de las once de la mañana de ayer. Sin embargo, pasadas las siete de la tarde, Maca estaba de nuevo en lo pretende sea su hogar.

Cuestionado al respecto, el maliense explicó en perfecto español que había pasado unas horas en Comisaría, donde los agentes habrían comprobado su identidad y obtenido referencias de su buena conducta tanto de la Policía Local capitalina como de la Cruz Roja.

Posteriormente fue puesto en libertad y volvió al inmueble, donde asegura que ya ha arreglado la cerradura de la puerta y pintado la misma. “Los de la iglesia me han prometido que me van a ayudar con la fachada”, que presenta un estado lamentable y cuyo balcón fue derribado por los bomberos hace un mes como medida preventiva ante el riesgo de accidente. “El resto de la casa está bien”, sostiene Maca. Sobre si teme la vuelta de los policías, el maliense preguntó qué motivo habría para preocuparse: “saben que venía para acá”. Según explicó, el desalojo de la mañana se debió a que un vecino oyó el llanto de un niño. “Les expliqué que anoche durmieron aquí mis hijos, uno de 5 años y el otro muy pequeño, estaban de visita con la madre”.