X
sociedad >

Los ecologistas ven inútil el recurso contra el catálogo de especies

   

EUROPA PRESS
LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

Las organizaciones ecologistas SEO/BirdLife y WWF España han calificado de “inútil” el recurso que el Gobierno de Canarias ha interpuesto al Catálogo Español de Especies Amenazadas al considerar que “pone en peligro” el nivel de protección de las especies en el Archipiélago. En este sentido, las ONG han anunciado, en un comunicado, que analizarán el estado de conservación de todas las especies canarias y propondrán la inclusión en el Catálogo Español de “todas aquellas que cumplan con los criterios requeridos para ser catalogadas como especies amenazadas”.

El Gobierno canario ha recurrido al Tribunal Constitucional (TC) el Catálogo Español de Especies Amenazadas con el argumento de que el Ministerio de Medio Ambiente “no tiene competencias para incluir especies que se distribuyan más o menos exclusivamente” en las Islas. Sin embargo, el Ejecutivo autonómico ha tomado esta decisión “en contra de un informe del Consejo Consultivo de Canarias (Dictamen 372/2011 de 9 de junio de 2011) y contra toda” la jurisprudencia del TC.

Al respecto, el Tribunal Constitucional ha declarado reiteradamente que la normativa básica, entre la que se encuentra el Catálogo Español de Especies Amenazadas, “supone un mínimo nivel de protección que la legislación autonómica puede completar, reforzar, ampliar y mejorar, siempre que esas normas autonómicas sean compatibles, no contradigan, ignoren, reduzcan o limiten la protección establecida en la legislación estatal”. Por ello, están convencidas de que el TC “volverá a fallar de la misma manera, rechazando” los argumentos del Ejecutivo autonómico. “El Gobierno canario piensa que puede actuar a su antojo, sin embargo la Constitución Española asegura unos niveles mínimos de protección de la naturaleza que son dictados por las cortes españolas y por la Administración General del Estado. Este es el caso del Catálogo Español de Especies Amenazadas. Con esta actuación el Gobierno canario demuestra nuevamente su bajo interés por la conservación”, dicen.