X

Noruega vive atónita el atentado con 92 muertos

   

El pueblo noruego ha manifestado su dolor y frustración con actos en la calle. | EFE

JUAN PALOP (EFE) | OSLO

La conmoción y el desconcierto se apoderaron ayer de Noruega tras desvelarse que el presunto autor del doble atentado de Oslo y Utoya, con un saldo provisional de 92 muertos, es un “fundamentalista cristiano”, “islamófobo” y “ultraderechista”.

Así han caracterizado las fuerzas de seguridad al único detenido hasta el momento en relación con los dos ataques, un noruego de 32 años identificado como Anders Behring Breivik y que se entregó a la policía sin oposición tras perpetrar una masacre en la isla de Utoya.

Según las hipótesis que baraja la policía, el arrestado hizo estallar un potente coche bomba en el barrio gubernamental -que mató a siete personas- y marchó de inmediato en coche a la isla, donde se adentró en un campamento de las juventudes socialdemócratas y abatió con un rifle automático a al menos 85 personas, en su mayoría adolescentes.

Lo que por el momento es una incógnita, pese a que la policía ha interrogado durante toda la jornada al arrestado, es si éste actuó solo “o si formaba parte de una red mayor”.

“No estamos seguros de que se trate solamente de una persona. Según los testimonios de algunos testigos, pensamos que podría haber más de un tirador”, explicó un portavoz de la policía, que va a recurrir al análisis balístico para comprobar cuántas armas se emplearon.

Además, el portavoz reconoció que los investigadores no saben nada por el momento “sobre los motivos”, ya que la comunicación con el arrestado es “difícil”.

La policía apuntó asimismo que la cifra final de fallecidos va a incrementarse, ya que aún hay cuerpos sin vida que no han sido rescatados de los edificios afectados por la explosión de Oslo, y que sigue habiendo al menos cuatro personas dadas por desaparecidas en Utoya. Mientras se conocen los primeros avances de la investigación, la conmocionada población de Oslo participó ayer de forma espontánea en distintos actos de homenaje y depositó flores, velas, fotografías y dedicatorias en memoria de los fallecidos. El primer ministro, Jens Stoltenberg, y el rey Harald IV de Noruega calificaron de tragedia nacional la doble matanza, por la que el país escandinavo guarda hoy un día de luto.

La policía cree que pudo haber otro francotirador. | DA

[apunte] Aún hay cuerpos sin recoger

EFE | Oslo

La policía noruega reconoció que aún hay cadáveres en los edificios gubernamentales de Oslo atacados el viernes con un coche bomba, en un atentado al que siguió un tiroteo en la cercana isla de Utoya, con un resultado total hasta el momento de 92 muertos.

Un portavoz de las fuerzas de seguridad noruegas afirmó en rueda de prensa que estos cuerpos aún no han podido ser recuperados por el riesgo de que haya más “explosivos sin detonar” en el interior. “La cifra final de fallecidos puede incrementarse”, agregó el portavoz policial, y añadió poco después que al menos cuatro personas permanecen desaparecidas en Utoya, donde un hombre abrió fuego en un campamento juvenil y abatió a 85 personas.

Además, explicó que la policía está aún interrogando al sospechoso, el noruego de 32 años Anders Behring Breivik detenido ayer tras el tiroteo, al que relacionan con los dos ataques, y que los forenses están investigando las heridas para establecer cuántas armas se emplearon en la masacre. Según las primeras pesquisas policiales, el sospechoso podría haber preparado los ataques durante meses.
Mientras, el resto del mundo se solidariza con la tragedia acaecida en este país que ya ha recibido condolencias y apoyos de, entre otros, el Papa Benedicto XVI y el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero.[/apunte]