X
COMUNICACIÓN >

Oliart presenta al Consejo de RTVE su dimisión “irrevocable” y de “efecto inmediato”

   

AGENCIAS | MADRID

El presidente de RTVE, Alberto Oliart, ha presentado este miércoles su dimisión con “efecto inmediato” y de forma “irrevocable” durante la reunión que celebró este mismo día el Consejo de Administración de RTVE, según informa el ente público en un comunicado. Oliart también ha informado al Gobierno de su intención de dimitir, por “razones de salud”, y ha enviado una carta a José Bono, presidente del Congreso de los Diputados, institución de la que depende la Corporación, en la que explica sus motivos.

En dicha misiva, Oliart afirma que adopta la decisión por “razones de estricto carácter personal” y tras una “madura reflexión”. Fuentes del entorno de Oliart reconocen que este se planteaba desde hacía meses abandonar el cargo, ante su agotamiento físico -tiene 82 años-, las cada vez más enconadas críticas del PP hacia su gestión y los reveses sufridos en el Consejo de Administración, como la negativa a ceder el Mundial de Motociclismo a Telecinco o la no renovación con Mediapro del programa España Directo.

Oliart destaca en su carta a Bono cuál ha sido su empeño principal durante su mandato: “Mi objetivo inmutable, de acuerdo con la ley, ha sido que RTVE fuera plural, independiente y de la mayor calidad posible, dentro de una exigencia continua de austeridad y ahorro; dirigida a informar y también entretener a todos los ciudadanos; empeñada en defender los derechos fundamentales consagrados en nuestra Constitución, muy especialmente los derechos de la mujer y los de los más débiles; también los de los más afectados por la crisis económica que padecemos, los parados”.

El presidente de RTVE manifiesta que se siente “orgulloso de haber dirigido a unos profesionales de extraordinaria valía, merecedores de mi respeto, admiración y agradecimiento”, que le han facilitado el trabajo para conseguir “una radio, una televisión y una web públicas plurales e independientes”.

El Consejo de Administración del ente público tiene ahora que decidir si admite la dimisión, algo que parece bastante probable, dado el carácter “irrevocable” de la decisión de Oliart. La elección del presidente de RTVE requiere un acuerdo entre los dos partidos mayoritarios, PP y PSOE, pues debe ser refrendada por dos tercios del Congreso. El nombramiento de un sustituto abre un nuevo frente al Gobierno en la recta final de la legislatura y se suma a las vacantes que están pendientes de cubrir por el Parlamento, por ausencia de consenso entre PP y PSOE, en una serie de órganos e instituciones como el Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo, el Tribunal de Cuentas o el propio Consejo de Administración de RTVE.

Polémico contrato a TBS

El anuncio de dimisión se produce después de conocerse que Televisión Española ha adjudicado la cobertura técnica del programa La mañana de La 1 a Telefónica Broadcast Services (TBS), empresa dirigida por Pablo Oliart, hijo del presidente de RTVE.

Hasta el pasado 30 de junio, los servicios técnicos de producción de La mañana de La 1 (enlaces por satélite, transmisiones en directo, unidades móviles) utilizados por ese espacio fueron prestados por Overon (participada por Mediapro). El contrato con TBS asciende a 1,2 millones de euros (con una duración de seis meses), frente a los 14 millones al año que percibía Overon, según fuentes de la Corporación.

Tras la decisión de no renovar el contrato con Overon -adoptada por el Consejo de Administración de RTVE tras una primera resistencia de Oliart-, la cadena pública convocó “por razones de urgencia” un procedimiento de licitación al que fueron invitadas, según TVE, seis empresas del sector que ofrecen este tipo de servicios. Dos desistieron porque no tenían capacidad para cumplir con el servicio que se les pedía y otras dos se fusionaron y optaron por retirarse. Finalmente, quedaron en la lista Overon y Telefónica Broadcast Services. “Se adjudicó a TBS porque era la oferta más barata”, precisa una portavoz de TVE, que advierte de que el contrato “aún no ha sido firmado”. Añade que en los estatutos de la Corporación no concurre “ninguna prohibición específica” pero sí “un deber de abstención” por parte del presidente para no formar parte del Comité de Gestión de Compras, órgano competente del que depende el proceso de contratación y adjudicación, según la normativa de contratos de RTVE.

El procedimiento no ha convencido a todo el Consejo de Administración. Algunos de sus miembros expresan “sorpresa”, “perplejidad” y “dudas” sobre la adjudicación de este contrato a una empresa dirigida por un hijo del presidente de la Corporación. Durante la reunión de hoy del Consejo de Administración, se ha reclamado a Oliart información sobre las condiciones en las que se ha resuelto la licitación. En determinados tipos de contratos, el presidente no tiene que solicitar la autorización al Consejo si no superan los dos millones de euros (en este caso la cuantía asciende a 1,2 millones). Las críticas de consejeros de RTVE consultados van dirigidas a la nula información que han tenido sobre la adjudicación del nuevo convenio y exigen transparencia: “Tendremos que ver el procedimiento seguido y las condiciones del contrato, su duración y si tiene voluntad de continuidad. Aunque el contrato se pueda hacer legalmente, por estética debería haber pasado por el Consejo”.

Críticas a su gestión

Oliart, ex ministro de Defensa en el Gobierno de la UCD, fue elegido presidente de RTVE en noviembre de 2009. Su elección fue negociada directamente por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder de la oposición, Mariano Rajoy. Sustituyó en el cargo a Luis Fernández, cuyo nombramiento también fue pactado por PSOE y PP.

A pesar del consenso con el que llegó al cargo, durante los últimos meses el PP ha agudizado sus críticas a Oliart en el seno de la Comisión de Control de RTVE en el Congreso por la manipulación informativa que, a su juicio, ha imperado durante su mandato y la externalización de servicios a favor de empresas como Mediapro. Reflejo de ello fue la decisión adoptada por el Consejo de Administración el pasado 15 de junio de no renovar para la próxima temporada con Mediapro la elaboración del programa España Directo y rescindir otros servicios para el espacio La mañana de La 1 con Overon.

Dos de los principales retos de Oliart al frente de RTVE han sido la aplicación de la nueva ley de financiación del ente público, uno de cuyos principales efectos fue que la televisión pública dejara de emitir publicidad el 1 de enero de 2010, además de pilotar la adaptación al apagón analógico.

Oliart fue elegido tras la dimisión de Fernández, el primer presidente que no fue designado por el Gobierno.