X
TRIBUNALES >

Piden 25 años por prender fuego a una casa con una familia dentro

   

TINERFE FUMERO | SANTA CRUZ DE TENERIFE

La Fiscalía ha solicitado una pena de 25 años de cárcel a una mujer a la que se le acusa, entre otras acciones tipificadas en el Código Penal, de incendiar una vivienda de Igueste de Candelaria en cuyo interior se encontraba una pareja y sus tres hijos.

En concreto, el Ministerio Público considera a la acusada culpable de un delito de amenazas (dos años), otro de incendio (veinte años) y otro de atentado (tres años), así como una falta de lesiones (doce días de localización permanente), según consta en el escrito de conclusiones provisionales que obra en poder de este periódico.

Los hechos se remontan a 2009, cuando en mayo se dirigió al Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria, donde se encontraba ingresado un hombre con el que había sostenido durante dos años una relación sentimental que había terminado en 2006.

En el recinto hospitalario, la acusada habría amenazado a su víctima con incendiar su casa, así como que “a sus hijos les podía pasar cualquier cosa”.

Los hechos se tornaron realmente graves cuando, pasados unos minutos de las dos de la madrugada del 12 de junio de 2009, la mujer se habría dirigido a la vivienda en cuestión, sita en Igueste de Candelaria, y habría ubicado bolas de pinocha rociadas de gasolina en la única puerta de entrada y salida, a sabiendas de que en el interior descansaba una familia.

La operación se habría repetido en cuatro vehículos aparcados en el exterior, y sólo la rápida actuación de bomberos y vecinos evitaron males mayores, aunque los aislados por el fuego requirieron asistencia médica.

Cuando las fuerzas de seguridad lograron dar con la sospechosa, ésta se encontraba en posesión de un bidón de gasolina de unos cinco litros de capacidad. Además, la acusada reaccionó de forma violenta al arresto e incluso llegó a morder a uno de los agentes actuantes en el mismo.

La Instrucción por los hechos aquí relatados fue realizada en el juzgado número uno de Güímar y, dada la gravedad de los hechos, el juicio es competencia de la Audiencia provincial de Santa Cruz de Tenerife.