X
tenerife >

Recuerdos de la infancia

   

SANTY TORRES | SANTA CRUZ DE TENERIFE

La exposición mostró al público numerosos sellos, fotografías, utensilios, monedas y juguetes antiguos. / DA

Canciones como El patio de mi casa o Que pase misí; muñecas de trapo u otras algo más modernas como la Nancy; fotos del antiguo tranvía de Tenerife o de los canarios que emigraron a Cuba y Venezuela; billetes y monedas de épocas anteriores; sellos y libros de más de 50 años; todo tipo de viejos cacharros… Todo ello, y mucho más, formó parte del museo elaborado por los niños de tercero y cuarto de Primaria del Centro de Educación Infantil y Primaria (CEIP) San Andrés.

La piedra angular de este proyecto lo encontramos en tres de sus maestras: Charo, Conchi y Zoraida. Las aulas de este colegio santacrucero pasaron a convertirse en salas del denominado Museo de Historia y Antropología de San Andrés (MHASA), en honor al lagunero Museo de Historia y Antropología de Tenerife (MHAT), lugar donde los niños y profesores aprendieron todos los trucos necesarios para poder llevar a cabo esta singular y ambiciosa propuesta.

Sin embargo, que algunas aulas quedaran en modo off, no quiere decir que los chicos abandonaran su aprendizaje, sino más bien todo lo contario. Zoraida comentaba que “fue un trabajo muy completo y disfrutamos mucho”. Pero hay algo más importante, y es que “estos niños de entre 8 y 10 años, asimilaron mucha cultura de una forma práctica”, añade.

Al fin y al cabo, el resultado no es el museo en sí, sino el fruto que éste ha dejado en la mente de los pequeños. Ellos se documentaron y recopilaron una considerable cantidad de información por medio de sus padres, tíos, abuelos, o incluso bisabuelos. Por lo tanto, el proceso de creación de esta colección quedó perfectamente contextualizado en la realidad en la que viven los alumnos.

Las asignaturas

No hay nada mejor para entender nuestro pasado como preguntar a tu familia por los recuerdos de su infancia y juventud, momentos merecedores de ser considerados como historia viva.

Al museo no le faltó detalle alguno. / DA

Además, no solo se tocaba la propia historia. El proyecto se fue ensanchando como una fisura en el hielo hasta abarcar cada vez más puntos. En el área de la materia de Conocimiento del Medio se realizó un profundo análisis de los medios de transporte, a través de múltiples instantáneas que reflejaban el pasado de la capital de la Isla. Los niños se asombraron al ver la comparación entre el antiguo tranvía y el actual, o al contemplar los viejos automóviles y barcos de vapor. Además, ahora son conscientes del gran salto tecnológico del siglo XXI, al exhibir en su exposición antiquísimas radios y tocadiscos, aparatos del hogar que ya no forman parte de su día a día.

En Matemáticas, esta generación que sólo ha vivido con el euro, comprendió el valor de esta moneda respecto a la abandonada peseta. Y en Lengua, se asimilaron numerosas reglas ortográficas al tener que elaborar varios textos sobre sus familias.

Una cosa está clara, estos chicos han hecho algo práctico para sus vidas, y a la vez, han ofrecido un servicio a la comunidad educativa. Alumnos de otros niveles, padres y profesores pudieron disfrutar de este museo durante varios días. Todo ello gracias al gran apoyo que recibieron Charo, Conchi y Zoraida por parte del resto del profesorado y del equipo directivo, pero principalmente gracias al esfuerzo y compromiso de estos jóvenes chicos, que en el futuro, podrían ser estupendos gerentes de museos.