X
TRIBUNALES >

Seis años de prisión por un kilo de heroína; tres por medio de cocaína

   

TINERFE FUMERO | SANTA CRUZ DE TENERIFE

Con menos de un mes de diferencia, la Sección Quinta de la Audiencia provincial de Santa Cruz de Tenerife ha dictado dos sentencias condenatorias a dos mulas (transportistas de drogas en pequeñas cantidades) cuyos casos, a pesar de su aparente semejanza, han conducido a penas muy distintas: al que sorprendieron con casi un kilo de heroína le han caído seis años de cárcel, al de medio kilo de cocaína justo la mitad.

Ambos procedían de Bélgica, pero llegaron a Tenerife por distintos caminos. Andrei fue sorprendido en el puerto de Santa Cruz de Tenerife con 993 gramos de heroína ocultos en el doble fondo de una maleta. Venía de Gran Canaria, a donde llegó en avión desde Bruselas.

Por su parte, a Pedro lo señaló Dingo 06/82, un can antidroga que marcó su maleta en el aeropuerto Reina Sofía, donde arribaba en vuelo procedente de la capital belga. Dentro ocultaba 485 gramos de cocaína.

La tercera semejanza en ambos casos radica en que ambos reconocieron los hechos, y que tanto la heroína como la cocaína tienen la misma consideración legal como sustancia que causa grave daño a la salud.

Pero, a pesar de que ambas sentencias están dictadas por el mismo magistrado, Francisco Javier Mulero (quien preside además la Sección Quinta), a Andrei le han correspondido seis años de prisión y a Pedro tres.

La diferente graduación de estas penas por idénticos delitos contra la salud pública radica en que a Andrei se le aplica una circunstancia agravante, la de cantidad de notoria importancia, fijada en la heroína por encima de los 300 gramos y en la cocaína sobre los 750.

Por contra, a Pedro le ha favorecido una atenuante: su condición de drogadicto, lo que afectaba “levemente a su capacidad intelectiva y volitiva”, tal y como detalla el propio Mulero.