X
Granadilla >

Una desaladora comarcal dará agua a 36.700 personas

   

VICENTE PÉREZ | GRANADILLA

Una desaladora de agua marina abastecerá a 36.750 habitantes del Sur de Tenerife, en concreto los municipios de Granadilla (donde se ubicará esta instalación comarcal), San Miguel de Abona, este de Arona y oeste de Arico (hasta La Jaca y Las Listadas), con una producción diaria de 14.000 metros cúbicos.

Así consta en el expediente de concesión de ocupación del dominio público marítimo-terrestre y autorización de vertido desde tierra al mar, correspondiente al proyecto de construcción de la primera fase de esta obra, promovido por el Consejo Insular de Aguas.

El objetivo de esta iniciativa es mejorar la calidad del agua de abasto en la comarca de Guaza, ahora con una alta dureza y salinidad, y preservar los acuíferos frente a la sobreexplotación y la intrusión marina.

La planta -situada en el barranco de El Cobón (paisaje conocido como Los Tarajales), junto la central eléctrica de Granadilla- captará el agua de seis pozos de 55 metros de profundidad y verterá inicialmente 17.100 metros cúbicos diarios de salmuera a través de una conducción de 320 metros, de los que 130 serán bajo el mar, a unos 5 metros de profundidad.

Las conducciones para esta desaladora discurrirán enterradas por el margen derecho del citado barranco, hasta la autopista del Sur, y llegarán hasta los depósitos reguladores del Polígono de Granadilla, así como a un futuro depósito de abasto de Arico y otros de cabecera para la distribució del agua hacia Arona. El estudio de impacto ambiental de este proyecto, elaborado por el ingeniero Javier Martínez García, concluye que su impacto ambiental será poco significativo, aunque advierte de que durante las obras se deberá extremar cuidado con los yacimientos arqueológicos presentes en la zona, para lo cual se propone la presencia de un arqueólogo que supervise los trabajos.

En una segunda fase, la desaladora se ampliará para producir 25.600 metros cúbicos diarios, aunque se ha reservado suelo para posteriores ampliaciones que permitieran desalar 42.000 metros cúbicos diarios, en función del aumento de la demanda en el futuro.

La actuación, prevista en una parcela de 18.000 metros cuadrados, incluye además la construcción de un depósito de hormigón armado para almacenar 7.000 metros cúbicos de agua.

Los depósitos de cabecera se emplazarán en suelo rústico de protección ambiental natural.

Para la desalación se utilizará el procedimiento de ósmosis inversa, con dos líneas de 7.000 metros cúbicos diarios en esta primera fase, de acuerdo con los datos que figuran en el proyecto que salió a información pública.