X
POR ASUN FRÍAS >

Una indignada en el consistorio

   

Sí, también soy una de esas indignadas. Pero, mientras la mayoría de las compañeras con las que comparto luchas sociales están implicadas en el movimiento 15M, yo estoy aterrizando en esto de la política institucional. Me toca hacerlo como concejala de un ayuntamiento altamente endeudado y de una ciudad decadente y empobrecida, legado de la derrochadora y desidiosa gestión de los anteriores mandatarios municipales de CC, CCN y PP. Ni adrede se podría hacer peor y, con Zerolo, González, Llanos y Hernández Abad exiliados al Parlamento de Canarias o mandados a su casa, parece que un atisbo de esperanza se abre para Santa Cruz. El talante de José Bermúdez y de su nuevo grupo de gobierno, así como sus primeras medidas de reducción de asesores y otros gastos superfluos, apuntaban en esa dirección. Pero, claro, no es fácil que cambie la dinámica establecida quien forma parte, desde hace décadas, del mismo Régimen caduco, cuestionado en nuestras calles y plazas.

Me explico: resulta que, ahora, nuestro Alcalde cuestiona la decisión unánime de la Junta de Portavoces de incluir dos concejales del Grupo Mixto en cada una de las Comisiones Informativas. En la tradición democrática, normalmente se ha procurado que los grupos minoritarios se vean representados atendiendo a criterios de tipo cualitativo. Con más razón, habría de ser así en este consistorio, por el hecho de que el Grupo Mixto lo formemos cuatro ediles pertenecientes a tres partidos diferentes. ¿Acaso se ve esa diversidad política como un problema? ¿Es una amenaza la presencia de concejales de la oposición con formación y propuestas para sacar a Santa Cruz de la crisis? El Alcalde dice que no, que él quiere contar para todo con la oposición pero, oiga, hay un problema de presupuesto. Si ese fuera el único obstáculo, desde Sí se puede proponemos que reduzcan a la mitad las dietas, con tal de poder tener voz y voto en el doble de comisiones informativas. Ahora bien, no deja de ser curioso que Bermúdez le exija austeridad a todo el mundo y él se quede con el mismo sueldazo que tenía el anterior Alcalde, ese señor con el que pretende no tener nada que ver. Y, encima, para que no parezca tan escandaloso como lo que cobraba Miguel Zerolo, nos presentan el expediente incompleto, sin los gastos de cotizaciones a la Seguridad Social… ¿Dónde se ha visto un presupuesto así?

Mientras tanto, lo que más me sorprende es que los otros dos partidos con los que compartimos el Grupo Mixto parezcan encajar tan bien en esa dinámica del Régimen. Con pocos militantes activos en sus filas y muy cimentados en los liderazgos personales, se enmarcan en el mismo modelo político que cuestiona la ciudadanía más crítica y comprometida. En vez de llegar a acuerdos con Sí se puede para hacer la oposición inteligente y constructiva que necesita Santa Cruz, Guigou y Corrales se dedican a
promocionarse en los despachos y en los medios, en la pelea por presidir la Comisión de Sugerencias y Reclamaciones. El primero parece más interesado en los ingresos y en la estabilidad del puesto y le dará el “sí, quiero” a Bermúdez, con tal de tener un carguito al que agarrarse. Mientras, el ex-PSOE, está dispuesto a renunciar a los ingresos que le daría la presidencia de la comisión pero necesita, como agua de mayo, tener un contacto más directo con el pueblo y, sobre todo, un protagonismo
mediático sin el que se asfixiaría políticamente. Ante tal lucha sin cuartel, Sí se puede propone una salida inteligente y democrática: que se asuma esa tarea entre los cuatro partidos de la oposición, uno cada año. Inmediatamente sale publicado en el periódico que es el PP quien hace nuestra propuesta de “time – sharing” y que los demás grupos la hemos rechazado. Mi compañero Pedro F. Arcila y yo leemos la noticia y no salimos de nuestro asombro: “aquí, quien no corre vuela”. Nos preguntamos si
esto va a ser así durante los cuatro años. Nos flipa como estos políticos profesionales se mueven en estos lodos cual peces en el agua y, además, nos empujan a hacerlo desde sus mismas claves.

Mientras, los concejales de Sí se puede, cual gaviotas en Madrid, nos agarramos con convicción a lo que nos trajo a la política institucional. Estamos aquí porque queremos vivir en una Canarias más justa y sostenible: sabemos como avanzar hacia la soberanía energética y alimentaria para nuestro pueblo, con proyectos tan interesantes como la Central Hidroeólica de Los Campitos o el Proyecto de Energía Maremotriz en el Puerto de Santa Cruz. Estamos aquí porque creemos que el sector público puede ser garante de derechos y oportunidades para las personas y los colectivos sociales que viven situaciones de empobrecimiento, vulnerabilidad o exclusión social: tenemos más de cien propuestas para crear empleo y calidad de vida en Santa Cruz de Tenerife. Y estamos aquí porque queremos una democracia real y hemos convertido nuestra indignación en esperanza: ¡SÍ SE PUEDE!

*Asun Frías Huerta. Concejala de Alternativa Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife.